El cuerpo humano en la edad media

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 36 (8893 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 28 de octubre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Alumno: Peralta Montes José Salomón Asignatura: Textos Filosóficos III Correo electrónico: chulel_pin@yahoo.com.mx Profesor: Edgar Morales FloresCiclo escolar 2009-1

EL CUERPO HUMANO EN LA EDAD MEDIA COMO UN LUGAR ENTRE TENSIONES DICOTÓMICAS

La forma en que [la mentalidad medieval] aprehende la realidad es a través de los símbolos.
Ernesto Priani

¿Es el cuerpohumano en la Edad Media un lugar entre tensiones dicotómicas? Y si lo es ¿cómo y por qué lo es? A esta segunda pregunta intentaré responder en el presente trabajo. Para ello citaré y comentaré aquellos fragmentos que sean pertinentes para responderla. También, se recorrerán diversos aspectos en donde el cuerpo sea un lugar entre tensiones. Evidentemente el propósito no es mostrar todas y cada una,sino sólo aquellas que se consideren importantes. En el primer capítulo trataré aquellas que se presentan en los usos del cuerpo: en la sexualidad, la alimentación, el trabajo, la risa y gesticulación. En el segundo la tensión correspondiente al dolor físico y a la concepción del cuerpo femenino cambiante: entre la juventud y la vejez. En el tercero trataré las tensiones del cuerpo en el más allá. Enel cuarto las tensiones en el cuidado del cuerpo. Y en el quinto, la tensión en el cuerpo considerado como metáfora política.
Por lo anteriormente dicho, el lector habrá percatado que se trata de un trabajo de corte histórico más que filosófico. Y si pensó eso, tiene toda la razón: el trabajo es fundamentalmente histórico pero no exclusivamente histórico. Después de estas aclaraciones podemosiniciar.
La tradición occidental suele definir a la persona humana como la asociación de un cuerpo y un alma. La Edad Media no es la excepción: en muchos textos medievales así se le define al humano, como la asociación entre el cuerpo (corpus) y el alma (anima). Tales términos aparecen frecuentemente contrapuestos, donde por un lado, está el cuerpo (material, creado y mortal), y por otro el otro,el alma (inmaterial, creada e inmortal), es decir, de un lado está lo efímero, perecedero, corruptible, que habrá de convertirse en polvo («Polvo eres y en polvo te convertirás») y que tendrá la oportunidad de resucitar en el más allá para reunificarse con el alma, siendo así un cuerpo purificado de sus imperfecciones y sustraído de las contingencias del tiempo. Del otro lado está el alma que pornaturaleza es inmortal.
En otro nivel del discurso, considerando las pretensiones de cada una de estas dos partes (cuerpo y alma), aquel se inclina a lo inferior, mientras ésta aspira a la perfección celeste. Esta afirmación no es totalmente cierta o, al menos, la interpretación que diga que el cuerpo debe ser despreciado y aniquilado contradice la concepción cristiana de la relación del cuerpo yel alma. Aclarémoslo: si bien es cierto que hay algunos en la Edad Media que promovieron (ya sea por medio de sus prácticas o por sus escritos) un ascetismo extremo (donde se considera: «todo para el alma»), la religión cristiana promueve, en cambio, un «buen uso del cuerpo». No se trata, pues, de rechazarlo, sino de hacer un buen uso de él.
Este buen uso se va a encontrar entre dos polosextremos y opuestos: por un lado, un ascetismo extremo («todo para el alma»), y por el otro, una licencia sin límites («todo para el cuerpo»). En algunos momentos ese buen uso se va a inclinar hacia uno de ellos, en otros momentos, al otro; es decir, el buen uso del cuerpo se va encontrar en una tensión entre estos dos polos. He de allí el título del presente trabajo: “El cuerpo humano en la Edad...
tracking img