El cuerpo según nietzsche y schopenhauer

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4215 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
MONOGRAFÍA
PENSAMIENTO CONTEMPORÁNEO

“El cuerpo”, en Schopenhauer y Nietzsche.

Profesor: Gustavo Varela

Schopenhauer y Nietzsche comparten por igual el conocimiento del absurdo del mundo, ambos toman partido contra la metafísica tradicional del espíritu, el uno y el otro acentúan la primacía de la voluntad frente al entendimiento, para los dos ocupa el arte un puesto privilegiado. Noobstante, median entre ellos diferencias considerables. Ante todo salta a la vista una coincidencia: el mundo no tiene ningún fundamento divino. Falta el fin divino. Falta Dios como fin.
Los dos pensadores se revuelven contra la metafísica tradicional, que concibió al hombre como una especie de ser doble. Según esa metafísica, el hombre como ser racional pertenece al mundo suprasensible y divino,como ser pasional pertenece al mundo sensible, que no es verdaderamente. La razón, por rango y por fuerza, es el principio decisivo en el hombre. La parte espiritual del hombre está llamada a dominar lo sensible, y posee capacidad para hacerlo. Desde la antigüedad el hombre se define como animal rationale, es decir, como el ser vivo que está acuñado esencialmente por el lenguaje, la razón y laconciencia. Así se expresa la imagen tradicional del hombre.
Schopenhauer y Nietzsche están anclados todavía en la metafísica tradicional, el primero más que el segundo. Ambos persiguen todavía una interpretación conjunta del ser, buscando su punto de arranque en un principio. Y este principio es la voluntad. Schopenhauer y Nietzsche ven en la voluntad humana algo que sólo aparentemente está dirigidopor la razón. Interpretan la voluntad como impulso ciego, pasión, instinto, inconsciente, esfera irracional. La vida no ha de explicarse desde el entendimiento, sino desde la voluntad. Esta es la inversión de la metafísica tradicional que se produce en Schopenhauer y Nietzsche. Y esa inversión significa también un cambio del concepto de voluntad. Pero por “voluntad” ya no se entiende ahora unacto espiritual, una decisión consciente y racional de la acción, ni una razón práctica en el sentido de Kant. El término “voluntad” significa ahora: impulso ciego sin conocimiento.

El cuerpo según Schopenhauer.

El problema de la significación de las representaciones no encuentra su solución en el interior del mundo conocido, pues el hombre no solamente conoce objetos sino que es, además, unobjeto de conocimiento para sí mismo. Este desdoblamiento producido en el interior mismo del hombre es precisamente el camino adecuado para que supere el mundo de la pura representación y se instale en un nivel superior. Schopenhauer señala que la Introspección es la única vía que puede conducirnos a la consideración del mundo como voluntad. Y en ella la experiencia del propio cuerpo juega un papelfundamental.
Lo primero que se nos impone es la consideración de que al sujeto del conocimiento le es dado su cuerpo de dos maneras distintas: por una parte como representación en la intuición del entendimiento, es decir, como un objeto entre objetos, sometido también a las mismas leyes que los demás objetos; por otra parte el sujeto posee una experiencia vivencial inmediata del propio cuerpo, yen ese sentido se le ofrece como algo enteramente distinto del resto de los objetos.
Por tanto, lo que distingue la representación del propio cuerpo del resto de los objetos es que el cuerpo aparece a la conciencia como algo que es conocido, vivido inmediatamente. El cuerpo aparece así como voluntad, aunque como fragmento y parte de una Voluntad única. “La acción del cuerpo no es otra cosa que elacto de la voluntad objetivado, es decir, dado en la intuición. (...) esto mismo se puede decir de cada uno de los movimientos del cuerpo, no sólo de los motivados, sino también de los involuntarios y ocasionados por estímulos; en suma, que el cuerpo entero no es otra cosa que la voluntad objetivada, es decir, convertida en representación”. Para el filósofo no hay ninguna duda de que poseemos...
tracking img