El cultivo del maiz

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 53 (13143 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 14 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
GREGORIO GUTIÉRREZ GONZÁLEZ (1826-1872)

Gregorio Gutiérrez González nació en 1826 en la Ceja del Tambo (Antioquia) y murió en 1872 en Medellín en medio del relámpago trágico de la locura. Su vida pública caminará entre dos paralelas: seminario de Antioquia-seminario de Bogotá. Filosdeía-Literatura. Estudios de jurisprudencia. Magistrado del Tribunal Superior de Antioquia. Prestigio-pobreza.Gloria-locura. Hogar-solar nativo. Fracasos en los negocios-éxitos en su trabajo poético. Su esposa, doña Julia de Isaza, ocupará el centro de su poética. De este hombre bondadoso nos queda la senda por donde transita la americanidad en su más puro acento.

Como es obligación que a todo socio
De nuestra Escuela impone el reglamento
Presentarle, por turno, una MEMORIA
Llena de ciencia,erudición y mérito;

Yo, que a fondo he estudiado agricultura,
Que he meditado y consultado textos,
Y que largas vigilias he pasado
Atento siempre y consagrado a eso;

Por amor a las ciencias y a las artes,
En favor de la industria y del progreso,
Y sólo en bien de mi querida patria
mi Memoria científica os presento.

No usaré del lenguaje de la ciencia,
Para ser comprendidopor el pueblo;
Serán mis instrucciones ordenadas,
Con precisión y claridad y método.

No estarán subrayadas las palabras.
Poco españolas que en mi escrito empleo,
Pues como sólo para Antioquia escribo,
Yo no escribo español sino antioqueño.

En fin, señores, buenos e indulgentes,
Que estos trabajos aceptéis espero;
Y si logro ser útil a mi patria
Veré cumplido miferviente anhelo.

CAPITULO I
De los terrenos propios para el cultivo, y manera de hacerse os barbechos, que decimos rozas.

Buscando en donde comenzar la Rosa,
De un bosque primitivo la espesura
Treinta peones y un patrón por jefe
Van recorriendo en silenciosa turba.

Vestidos todos de calzón de manta
Y de camisa de coleta cruda | 1
Aquél a la rodilla, ésta a los codos,Dejan sus formas de titán desnudas.

El sombrero de caña | 2 con el ala
Prendida de la copa con la aguja,
Deja mirar el bronceado rostro,
Que la bondad y la franqueza anuncia.

Atado por detrás con la correa
Que el pantalón sujeta a la cintura,
Con el recado de sacar candela | 3 ,
Llevan repleto su carriel | 4 de nutria.

Envainado y pendiente del costado
Va su cuchillo deafilada punta;
Y en fin, al hombro, con marcial despejo,
El calabozo que en el sol relumbra.
_ _
Al fin eligen un tendón de tierra | 5
Que dos quebradas | 6 serpeando cruzan,
En el declive de una cuesta amena
Poco cargada de maderas duras.

Y dan principio a socolar | 7 el monte
Los peones formados en columna;
A seis varas distante uno de otro
Marchan de frente conpresteza suma.

Voleando | 8 el calabozo a un lado y otro,
Que relámpagos forma en la espesura,
Los débiles arbustos, los helechos
Y los bejucos por doquiera truncan.

Las matambas | 9 , los chusques | 10 , los carrizos,
Que formaban un toldo de verdura,
Todo deshecho y arrollado cede
Del calabozo a la encorvada punta.

Con el rostro encendido, jadeantes,
Los unos a losotros se estimulan;
Ir adelante alegres quieren todos,
Romper la fila cada cual procura.

Cantando a todo pecho | 11 la guavina | 12
Canción sabrosa, dejativa y ruda,
Ruda cual las montañas antioqueñas,
Donde tiene su imperio y fue su cuna.

No miran en su ardor a la culebra
Que entre las hojas se desliza en fuga,
Y presurosa en su sesgada marcha,
Cinta de azogue,abrillantada ondula;

Ni de monos observan las manadas
Que por las ramas juguetonas cruzan;
Ni se paran a ver de aves alegres
Las mil bandadas, de pintadas plumas;

Ni ven los saltos de la inquieta ardilla,
Ni las nubes de insectos que pululan,
Ni los verdes lagartos que huyen listos,
Ni el enjambre de abejas que susurra.
_ _
Concluye la socola | 13 .De malezas
Queda la tierra...
tracking img