El derecho a la intimidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 105 (26188 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 5 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL DERECHO A LA INTIMIDAD Y LOS DATOS PERSONALES

El Derecho a la intimidad en las Constituciones democráticas de la segunda mitad del presente siglo, ha sido considerado como un derecho fundamental del ser humano que hunde sus raíces en valores constitucionales como la dignidad humana, el respeto mutuo, el libre desarrollo de la personalidad y en el conjunto de principios y atribuciones quedefinen a la persona en nuestra sociedad actual y hacen parte de lo que hoy constituye un Estado Social de Derecho.

El proceso de evolución conceptual, tanto de la intimidad, como de los actuales derechos fundamentales y del Estado mismo, son consecuencia de una incesante teorización basada en las prácticas, usos, costumbres y regulaciones normativas de los diferentes pueblos de la tierra y, porsupuesto, del trabajo intelectual de la doctrina y jurisprudencia universales. Por eso, es el derecho de la intimidad personal y familiar un derecho fundamental de la persona humana, elevado a rango constitucional como derecho autónomo pero limitado por otros derechos de igual jerarquía, por el ordenamiento jurídico y por una serie de intereses, valores y principios igualmente constitucionales;pero sobre todo, porque se ha considerado también al derecho a la intimidad como un derecho digno de protección por parte del Estado y de los particulares mismos, ante los riesgos tradicionales así como los devenidos recientemente por los avances tecnológicos de la información y la comunicación.

DIFERENTES CONCEPTUALIZACIONES DIVERSAS VISIONES DE LA INTIMIDAD.

El derecho a la intimidadpersonal y familiar, es un derecho fundamental protegido y garantizado por el Estado y los particulares, reglamentado en los diferentes estatutos normativos que persiguen, entre otros fines, la tutela efectiva de sus titulares y la garantía de su pleno ejercicio en las diversas órbitas jurisdiccionales: civiles [agregar nota al pie], contenciosoadministrativas, penales y constitucionales e incluso enámbitos de competencia no judiciales, es decir, en vía administrativa (o gubernativa) y hasta en una vía sui géneris sancionatoria- administrativa desatada ante organismos independientes de los poderes públicos tradicionales.

Pese al reconocimiento que en Latinoamércia se tiene, respecto de que es en España donde se encuentran las normas más avanzadas por cuanto hace a la regulación del derecho ala intimidad, el autor Fariñas Matoni en 1983 [agregar nota al pie], consideraba que precisamente en España, la legislación para ese entonces vigente sobre el derecho a la intimidad era fragmentaria, anticuada, incompleta, asistemática, indirecta, esporádica e incidental, siendo deseable una nueva normativa actualizada y a la altura de los tiempos en que vivimos y que, sobre todo, vamos a vivir, yque contemple la cuestión:
a) desde el punto de vista civil (el daño a la intimidad como modalidad especial del daño moral);
b) desde el punto de vista penal, sancionando ciertos tipos de intromisiones;
c) desde el punto de vista administrativo y preventivo, para evitar que se produzcan ciertas situaciones o se adquieran determinados instrumentos nocivos al derecho a la intimidad.

Muy prontoestas críticas citado se ha visto reducidas, pues el marco de protección actual del derecho a la intimidad está a la altura de los Estados anglosajones y es consecuente con los adelantos tecnológicos.

ORIGEN DEL DERECHO A LA INTIMIDAD

Tras el análisis de numerosos textos legales, religiosos, filosóficos e incluso literarios, los componentes tangibles e intangibles del derecho a la intimidadde las personas ya deambulaba en el ambiente de la humanidad. En efecto, en la Edad Antigua el “sentimiento de la personalidad” constituía un valor moral, la conciencia que el hombre occidental tiene del propio ser como un fin en sí mismo, como un centro autónomo de intimidad y de vida. Para los griegos la esencia del hombre era el “ser político”.

Para los Romanos, según Von Ihering...
tracking img