El desafío cristiano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 11 (2543 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de enero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El desafío cristiano en política está mas vigente que nunca: Ser promotores de la esperanza.

1.- Asumimos el cristianismo como una opción vital que emana de un Acontecimiento histórico y trascendente y que convoca a alcanzar la expresión más alta de su humanidad a todo el hombre y a todos los hombres.

En esta perspectiva la acción política no es otra cosa que una expresión de esa opciónvital, llamada a ser respetable y respetada como cualquier otra expresión del compromiso cristiano.

Hoy podemos afirmar, sin lugar a dudas, siguiendo lo dicho por SS Pio XI, que la política es una de las formas más excelsas de la caridad cristiana. Recordando a Juan Pablo II, podemos decir que el nombre social que adopta la caridad es la solidaridad, valor permanente e irrenunciable para todoaquel que opta por hacer de la política parte fundamental de su compromiso vital con la construcción de una sociedad fiel a ese Acontecimiento que cambió el destino de la humanidad.

Por lo anterior, los que hoy día nos reunimos declaramos que queremos actuar como cristianos en política y no sólo como políticos cristianos. Para nosotros el ser cristianos constituye lo sustantivo y no lo adjetivode nuestro quehacer cotidiano. El cristiano en política, como en todas las demás dimensiones de su vida, está desafiado permanentemente a dar razón de su esperanza.

Desde esta visión observamos que Chile vive en la actualidad una crisis política y social de difícil explicación, si consideramos los recursos existentes, la modernización que ha vivido el país en algunos de sus principales sectores,la disminución de los niveles de extrema pobreza y recuperación de la democracia lograda en 1990. Eso nos duele y nos preocupa.

Nosotros, militantes de un partido grande en la historia de Chile, gestor de los más importantes cambios sociales, políticos y culturales del siglo XX, participantes de la coalición política que gobierna la nación desde hace 18 años, estimamos que esta crisis debe serasumida con seriedad y enfrentada con determinación. La crisis toca a los dos conglomerados políticos reconocidos por la democracia formal e imperfecta que vivimos, pero, lo peor, es que se profundiza con saña sobre nuestro partido, la Democracia Cristiana sin que sus actuales y principales dirigentes sean capaces de reconocerla y muchos menos de enfrentarla. Se debaten en un estilo políticotradicional que pensamos tiene sus días terminados.

Nuestras raíces fundacionales las encontramos en un grupo de humanistas cristianos que optaron por el cambio y la innovación y así formaron la Falange: Leigthon, Frei, Reyes, Palma, Gumucio,Tomic, Valdés y otros tuvieron la entereza de atreverse a iniciar un camino de redención de los pobres y de promoción social, exponiéndose a ser minoría, perocon la certeza de estar haciendo política desde las fuentes cristianas. Hoy, nosotros asumimos un nuevo desafío que toma el cristianismo como una opción política vital, que emana de un Acontecimiento que convoca a alcanzar la expresión más alta de humanidad a todas las personas

2.- El cristiano está desafiado a dar razón de su esperanza, en la vida política, como en todas las otras dimensionesde su existencia, pues ella es la fuerza vital que lo proyecta hacia un camino de perfección permanente.

De ahí que la esperanza sea consustancial al compromiso cristiano y deba estar indisolublemente unida a la opción política.

La definición más apropiada de un cristiano en política es la de aquel que no se conforma con dejar el mundo tal como lo encontró, sino actuar durante su vida paramejorarlo y favorecer a las mayorías, especialmente las más pobres y marginadas.

Pero, para dar razón de esta esperanza y resultar creíble, el cristiano en política debe asumir su accionar con profundo sentido autocrítico respecto a la coherencia con ese compromiso.

Así ha sido nuestra historia, como también la de nuestra Patria. Encarnamos esperanza creíble con la Falange Nacional, que...
tracking img