El desfondamiento de los profesores

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1474 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 10 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Sobre el desfondamiento de los profesores

Nunca hasta ahora me había confrontado en tan poco tiempo y de manera tan continua con el tema educativo. Este trabajo es una oportunidad más para hacerlo. Ciertamente es un esquema, el que tenemos que comentar, que de primeras me ha hecho pensar y analizar cada uno de sus recuadros. Mi comentario seguirá el orden presentado en el esquema de Maslach yLeiter. Hablaré de esos temas en particular haciendo así mi resumen. Tengo que reconocer que he cogido algunas ideas que ya escribí al realizar en este curso y en otra asignatura, un trabajo sobre una actividad participativa de la comunidad educativa.

Contexto escolar y características organizativas del centro
Pienso que es bueno pensar sobre los posibles riesgos y dificultades que se puedenencontrar en la profesión dedicada a la enseñanza, para ser así realistas y tener los pies en el suelo. De naturaleza es mejor ser optimistas, pero el optimismo es amigo del realismo en el sentido de que los problemas están aquí para ser resueltos, o por lo menos para que nos esforcemos en resolverlos. El optimismo, pienso, no está aquí para ignorar problemas o evadirlos. Lo peor que nos puedeocurrir es que lleguemos a ser personas humanas sin saberlo, me refiero a las ocasiones en las que por automatismos, rutinas y estrategias de protección ante lo dificultoso, nos adaptemos al medio de manera animal, quiere decir, no de forma consciente y no tomando responsabilidades de lo que se hace. En este saber que se hace se disfruta más, pero también es cierto que se sufre más. Esto es humano......Y en lo humano aparecen pronto las emociones y las diferencias, que no lo serían tanto si tuviéramos una mayor cultura del diálogo. Allí donde además de un yo hay un tú, las cosas pueden verse de manera distinta. La convivencia no siempre es fácil. El problema radica muchas veces en la falta de diálogo, en la falta de comunicación, en el no tener buenas entendederas ni buenas explicaderas,en el no saber ponerse en la piel del otro y esforzarse en sensibilizar la capacidad empática. A un buen amigo se le puede perdonar casi todo, y por lo general somos mucho más estrictos y exigentes con aquellos a los que no conocemos o no queremos conocer.
Es seguro un gran reto encararse con las dificultades que entorpecen el diálogo: ese sufrir un ajetreo continuo en la sociedad actual; eseescapismo al mundo virtual, porque allí no tomo responsabilidades por mucho que participe (que realmente no es participar si no se toman responsabilidades); ese exceso de información que nos empacha y que no podemos digerir, y que se traduce en el yo lo sé mejor porque lo he visto en la web...
Ante ello ¿qué hacer?... seguro el evitar posturas defensivas y aceptar los fallos; seguro el adaptarse ala situación actual, que es la real y la que nos ha tocado vivir - sólamente ella es moldeable - ; seguro abrirnos al mundo con una cultura del diálogo verdadero. Esto es posible si nos esforzamos por conocer al otro; si nos esforzamos por respetar al otro; si nos esforzamos también por darnos a conocer y somos conscientes, que en las relaciones humanas bien nos podemos enriquecer de los demás pormuy dintinto que sea su pensamiento del nuestro.
Es cierto que las familias van perdiendo radio de acción como agentes educadores ante su prole. La balanza parece inclinarse cada vez más hacía el colegio y sus profesores. Las familias les exigen un cambio de paradigma, porque ellos están muy atareados. Los profesores no saben qué hacer con tanto “atareamiento”. Entre sus competencias no ven sóloel papel de tener que educar a los adolescentes sin la ayuda de los padres. Y entremedias, entremedias está la web y sus mundos virtuales...

Estos elementos me parecen de base a la hora de comentar el contexto escolar y las carácterísticas educativas de un centro de enseñanza, porque todos ellos influyen
en el estado anímico del que quiere enseñar y no ve los resultados o no se siente...
tracking img