El diario de el chavo del ocho

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 95 (23682 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 15 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL DIARIO DE EL CHAVO DEL OCHO  D. R. @ Texto e ilustraciones: Roberto Gómez Bolaños, 1995  G punto de lectura  De esta edición: 
D. R. @ Punto de Lectura, S.A. de C.V., 2005  Av. Universidad núm. 767, col. del Valle  c.P. 03100, México, D.F. Teléfono 5420­75­30  www.puntodelectura.com.mx 

Quinta reimpresión: octubre de 2005  ISBN: 970­731­094­4  D. R. @ Diseño de cubierta: dibujos de Roberto Gómez  Bolaños 

Impreso en México



Prólogo  Por Roberto Gómez Bolaños  Sus  holgados pantalones tenían  más parches y  remiendos  que  tela original. Estaban precariamente sostenidos por dos tiras de  tela que hacían las veces de tirantes, terciadas sobre una vieja y  descolorida  playera  en  la  que  también  predominaban  los  parches y los remiendos. Calzaba un par de zapatos delllamado  tipo "minero" que evidentemente habían pertenecido a un adulto.  Pero lo más característico de su atuendo era la vieja gorra con  orejeras,  las  que  en  tiempo  de  frío  le  debían  haber  sido  de no  poca  utilidad,  pero  que,  cuando  lo  conocí,  en pleno  verano, no  hacían sino acentuar lo grotesco de su figura.  ­¿Grasa, jefe? ­me había preguntado mostrando el cajoncillo de limpiabotas.  Y  yo  estuve  a  punto  de responder que no,  ya  que  mis  zapatos  se  encontraban  en  bastante  buen  estado,  pero  entonces  surgió  el  presentimiento;  ese  algo  que  nos  impele  a  tomar  decisiones  sin  justificación  aparente.  De  modo  que  respondí afirmativamente. 

Yo  estaba  sentado en una de esas  hermosas bancas de  hierro forjado que aún se encuentran en algunos parques de la ciudad.  Él se acomodó en el banquillo portátil que formaba parte de su  equipo  de  trabajo,  y  comenzó  a  realizar  su  tarea  con  inusual  entusiasmo.  Entonces  lo  observé  con  mayor  atención,  y  al  instante  comprendí  cuál  había  sido  la  razón  que  justificaba  mi  presentimiento: aquel niño era la encarnación total de la ternura. Me costó mucho trabajo entablar conversación con él, pues era  notorio que mis preguntas provocaban el natural recelo de quien  está  acostumbrado  a  recibir  muy  poco  ­casi  nada,  diría  yo­  de  los demás.  ­­­­­ ¿Cómo te llamas? ­le pregunté.  ­­­­­ Pus da lo mismo, ¿no?  ­­­­­ ¿…….?¿Qué es lo que da lo mismo?  ­­­­­ ­Que me llame como sea. De cualquier manera todos dicen  que soy el Chavo del Ocho. *  ­­­­­ ¿Cuál es tu edad?­seguí preguntando.  ­­­­­ Mi edad son los años que yo tengo.  ­­­­­­ Por eso: ¿cuántos años tienes?  ­­­­­­ Ocho, creo...  ­­­­­ ¿Dónde naciste?  ­No  lo  puedo  recordar  porque  yo  estaba  muy  chiquito  cuando  nací.  Entonces dejé correr una pausa intentando que fuera él mismo 
* Singular apodo, cuyo origen se explica más adelante.



quien  reanudara  la  conversación,  pero  resultó evidente  que  su  timidez  le  impedía  hacerla.  Por  tanto,  yo  también  interrumpí  el  interrogatorio.  Le  di  una  buena  propina  cuando  terminó  de  lustrar  mis  zapatos.  Eso  hizo  que  acudiera  a  sus  ojos  un  brillo  que  antes  había estado ausente, y que se pusiera a bailotear al tiempo que  exclamaba:  ¡Con  esto  me  puedo  comprar  una  torta  de  jamón...  o  dos... o tres...! Y  luego,  pronunciando  un  rápido  y  entusiasta  "gracias",  levantó ágilmente sus arreos de trabajo y se lanzó corriendo a la  calle, donde empezó a sortear el intenso tránsito de automóviles  con  esa  destreza  que  sólo  tienen  los  niños  pobres  de  las  ciudades populosas. Luego, al tiempo que lo perdía de vista, aún  alcancé  a  oír  nuevamente  las  palabras  que  parecían  mágicas: "¡Torta de jamón!" Fue entonces cuando descubrí el cuaderno.  Lo había dejado a un lado de la banca del parque donde  estaba yo sentado. Y resultaba fácil suponer que era propiedad  del Chavo del Ocho, pues su lastimoso estado hacía juego con  el propietario. Era un cuaderno corriente que mostraba con toda  claridad  el  uso  continuo  a  que  había  estado  sometido.  De  las ...
tracking img