El diosero

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 131 (32626 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL DIOSERO
Francisco Rojas González

EL DIOSERO
Francisco Rojas González

El diosero Para esta digitalización, se ha insertado la portada original de la 6ª reimpresión en 1974 en la página anterior. El proyecto ―Al fin liebre ediciones digitales‖ intenta hacer referencias a todos los datos originales posibles de las publicaciones de donde se toman los textos. Tomado de: ROJAS GONZÁLEZ,Francisco. El diosero. 1ª ed. México. Fondo de Cultura Económica, col. Letras Mexicanas. 1952. 6ª reimpresión. México. Fondo de Cultura Económica, col. Colección Popular. 1974). 131 pp. * Los números de página no se corresponden con el original. De esta digitalización: Diseño de portada Froy-Balam Imagen de portada ―Lacandones man‖ fotografía de Everardt, disponible en Digitalizado en Xalapa,Ver. ¿Cómo citar este documento? ROJAS GONZÁLEZ, Francisco. El diosero. [en línea] Xalapa, Ver., AL FIN LIEBRE EDICIONES DIGITALES. 2009. 96 pp. [ref. –aquí se pone la fecha de consulta: día del mes de año-]. Disponible en Web: AL FIN LIEBRE EDICIONES DIGITALES 2 0 0 9

ÍNDICE
01. LA TONA ......................................................................................................6 02.LOS NOVIOS ..............................................................................................13 03. LAS VACAS DE QUIVIQUINTA ..............................................................19 04. HÍCULI HUALULA ....................................................................................26 05. EL CENZONTLE Y LA VEREDA .............................................................3506. LA PARÁBOLA DEL JOVEN TUERTO ...................................................41 07. LA VENGANZA DE ―CARLOS MANGO‖ ..............................................46 08. NUESTRA SEÑORA DE NEQUETEJÉ ....................................................54 09. LA CABRA EN DOS PATAS.....................................................................61 10. EL DIOSERO..............................................................................................69 11. LOS DIEZ RESPONSOS ............................................................................78 12. LA PLAZA DE XOXOCOTLA ..................................................................84 13. LA TRISTE HISTORIA DEL PASCOLA CENOBIO ...............................89

LA TONA

EL DIOSERO

Francisco Rojas GonzálezCrisanta descendió por la vereda que culebreaba entre los peñascos de la loma clavada entre la aldehuela y el río, de aquel río bronco al que tributaban los torrentes que, abriéndose paso entre jarales y yerbajos, se precipitaban arrastrando tras sí costras de roble hurtadas al monte. Tendido en la hondonada, Tapijulapa, el pueblo de indios pastores. Las torrecitas de la capilla, patinadas defervores y lamosas de años, perforaban la nube aprisionada entre los brazos de la cruz de hierro. Crisanta, india joven, casi niña, bajaba por el sendero; el aire de la media tarde calosfriaba su cuerpo encorvado al peso de un tercio de leña; la cabeza gacha y sobre la frente un manojo de cabellos empapados de sudor. Sus pies — garras a ratos, pezuñas por momentos— resbalaban sobre las lajas, sehundían en los líquenes o se asentaban como extremidades de plantígrado en las planadas del senderillo… Los muslos de la hembra, negros y macizos, asomaban por entre los harapos de la enagua de algodón, que alzaba por delante hasta arriba de las rodillas, porque el vientre estaba urgido de preñez… la marcha se hacía más penosa a cada paso; la muchacha deteníase por instantes a tomar alientos; mas luego,sin levantar la cara, reanudaba el camino con ímpetus de bestia que embistiera al fantasma del aire. Pero hubo un momento en que las piernas se negaron al impulso, vacilaron. Crisanta alzó por primera vez la cabeza e hizo vagar sus ojos en la extensión. En el rostro de la mujercita zoque cayó un velo de angustia; sus labios temblaron y las aletas de su nariz latieron, tal si olfatearan. Con...
tracking img