El doble en borges

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1990 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 10 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
[Siguiente artículo]   [Volver al índice]    [Volver a la portada]
 
Borges y yo[1]
Eva Kotrčková
Estudiante de Filologías Espańola y Checa, Facultad de
Filosofía y Letras, Univ. Carolina de Praga
    Al otro, a Borges, es a quien le ocurren las cosas. Yo camino por Buenos Airesy me demoro, acaso ya mecánicamente, para mirar el arco de un zaguán y la puerta cancel; de Borges tengo noticias por el correo y veo su nombre en una terna de profesores o en un diccionario biográfico. Me gustan los relojes de arena, los mapas, la tipografía del siglo XVIII, las etimologías, el sabor del café y la prosa de Stevenson; el otro comparte esas preferencias, pero de un modo vanidosoque las convierte en atributos de un actor. Sería exagerado afirmar que nuestra relación es hostil; yo vivo, yo me dejo vivir, para que Borges pueda tramar su literatura y esa literatura me justifica. Nada me cuesta confesar que ha logrado ciertas páginas válidas, pero esas páginas no me pueden salvar, quizá porque lo bueno ya no es de nadie, ni siquiera del otro, sino del lenguaje o la tradición.Por lo demás, yo estoy destinado a perderme, definitivamente, y sólo algún instante de mí podrá sobrevivir en el otro. Poco a poco voy cediéndole todo, aunque me consta su perversa costumbre de falsear y magnificar. Spinoza entendió que todas las cosas quieren perseverar en su ser; la piedra eternamente quiere ser piedra y el tigre un tigre. Yo he de quedar en Borges, no en mí (si es que alguiensoy), pero me reconozco menos en sus libros que en muchos otros o en el laborioso rasgueo de una guitarra. Hace ańos yo traté de librarme de él y pasé de las mitologías del arrabal a los juegos con el tiempo y con lo infinito, pero esos juegos son de Borges ahora y tendré que idear otras cosas. Así mi vida es una fuga y todo lo pierdo y todo es del olvido o del otro.
   No sé cuál de los dos escribe esta página.
    Jorge Luis Borges es uno de los autores en cuya obra siguen repitiéndose siempre los mismos temas: el tiempo, la ciudad y el arrabal, la ceguera, la biblioteca, la enciclopedia, la utopía, etc. Uno de estos temas siempre presentes es la puesta en duda de la identidad del individuo. Un ejemplo paradigmático de este tema lo ofrece elensayo del libro El Hacedor titulado «Borges y yo».
    Para Borges su propia existencia, igual que la existencia de otras criaturas del mundo, es algo muy raro, un hecho misterioso. El asombro del enigma de la vida forma la base de la poesía y de ello surge la imaginación. En este punto de vista coincide poesía con filosofía. Cada una de ellas, de su propia manera, trata deexplicar el enigma de ser. Borges afirma que la única diferencia entre la poesía y la filosofía consiste en que la filosofía da respuestas lógicas, y la poesía, todo lo co0ntrario, contesta metafóricamente, con imaginación. La búsqueda de sí mismo es encantadora, pero, al mismo tiempo, insoportable, porque el hombre a menudo se pierde a sí mismo, conscientemente o no, huye de sí mismo. Veamos así laúltima frase del citado ensayo: «Así mi vida es una fuga y todo lo pierdo y todo es del olvido o del otro.»
    El desdoblamiento del yo está directamente relacionado con el motivo del espejo. Borges, en una entrevista para Chicago Review[2], revela de sí mismo que, muy a menudo, le persiguen pesadillas nocturnas sobre laberintos, el escribir y los espejos. El espejo crea la imagende nuestro doble, del doble que nos quita los movimientos, los ademanes, la expresión y roba parte de nuestro yo. Sin embargo, al mismo tiempo, este doble no puede existir sin nosotros. El doble puede mirarnos desde el espejo sólo con tal de que nosotros lo miremos a él. Está unido con nosotros como la sombra.
    Ahora, con su permiso, hago una pequeńa digresión de Borges y...
tracking img