El dolor paraguayo: rafael barret

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2145 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
INTRODUCCIÓN

Pretender hablar de Rafael Barret con objetividad, en cierto sentido, es muy difícil porque no se cuenta con materiales suficientes suyas o sobre él, que disipan y dificultan el conocimiento de su persona y de su trabajo.


Ha expuesto en muchos escritos lo que ha pensado y lo que ha vivido. De aquí es lo que podemos partir para demostrar que ha querido defendernuestra nación, nuestra gente, nuestra cultura siendo él de origen extranjero.


Pero como él mismo dice: “No lamentéis que hable un extranjero. No soy un extranjero entre vosotros. La verdad y la justicia, cualquiera que sea la boca que las defienda, no son extranjeras en ningún sitio del mundo. Y si lo fuera así, ¡que digno serías de infinita lástima!”[1]


Las expresiones deBarret siempre fueron directas. No había ambigüedad en sus escritos. Siendo el español se consideró paraguayo. Estas tierras le dieron lo que aquellas, no. “Paraguay mìo, donde ha nacido mi hijo, don nacieron mis sueños fraternales de ideas nuevas, de libertad, de arte y de ciencia que yo creía posibles, -y creo aún, ¡sí!- en este pequeño jardín desolado”[2].


De esta manera, Rafael Barretfue forjando ideas de libertad y justicia en el pensamiento del paraguayo y no sólo de éste, sino del de toda Latinoamérica.


Es este el pensamiento de Barret que quiero plantear en este breve, conciso y minúsculo ensayo. La manera en que delineó, a través de lápiz y papel en mano, en los distintos periódicos de la época, tanto de Paraguay como en los de la Argentina y el Uruguay, lasideas de liberación del yugo de la esclavitud, de sumisión y alienación.








RAFAEL BARRET: CRÍTICO DE LA REALIDAD PARAGUAYA
EL DOLOR FAMILIAR
Barret, nacido en la cercanías de Santander el 07 de enero de 1876, quizás no haya vivido la totalidad de su vida en nuestras tierras, pero sí lo suficiente como para sentirse patriota, e inclusive, más paraguayo que muchosparaguayos. Llegó a Asunción en 1904, de tierras lejanas, observó las costumbres paraguayas, decidió vivirlas y se sintió parte de estas tierras que ningún momento le negó cobijo, amor, hospitalidad.
Muchas de nuestras costumbres le parecieron sanas. Lo comprueba los artículos que escribía sobre las mismas y que la obra “el dolor paraguayo” reúne. Análisis que lleva por títulos, elmercado, en la estancia, guaraní, bestias-oráculos, el pombero, Magdalena, entre otros, describen la cultura paraguaya y una breve crítica sobre ella.
Sentimientos que salen del corazón de nuestro autor describen las vicisitudes, las añoranzas y el sufrimiento de la sociedad paraguaya a raíz de la hecatombe de la guerra de la Triple Alianza contra Paraguay. Pueblo sufriente y desnutrido, no sólode alimentos que fortifican el cuerpo, sino de los que alimenta el alma, el espíritu, las esperanzas y que dan vitalidad. Barret corrobora: “He visto que no se trabaja, que no se puede trabajar, porque los cuerpos están enfermos, por las almas están muertas”[3].
Rafael Barret hace muchas denuncias que están escritas en periódicos y que las hacía como columnista y como tal, repasaba, revisabay criticaba la cultura paraguaya.
En sus observaciones comunes, en su trato afable con las personas con quienes conversaba, en sus saludos diarios, en sus viajes por el suelo paraguayo, en su andar cotidiano, miraba y reflexionaba sobre aquello que veía, pensaba, sentía, vivía y con hoja en blanco y lápiz en mano, plasmaba lo que sucedía en las calles, en las esquinas, en lasconversaciones y lo que “de paso”[4] veía.
Este gran escritor de origen español, se había casado con una mujer paraguaya y como tal, no puede dejar de resalta el valor de la mujer y de lo que es ella. La ensalzaba y la valorizaba y promovía el respeto y el amor hacia ellas, remarcando la vida sufriente, desdichada y castigada que llevaban.
En el primer artículo que figura en la obra, reflexiona...
tracking img