El electrón zurdo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 284 (70963 palabras )
  • Descarga(s) : 7
  • Publicado : 28 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El electrón es zurdo y otros ensayos científicos
Sección: Ciencia y Técnica
Isaac Asimov:
El electrón es zurdo
y otros ensayos científicos
El Libro de Bolsillo
Alianza Editorial Madrid
Título original: Extracts of: The Left Hand of the Electron
The Solar System and Back — From Earth to Heaven
Traductor: Francisco Moran Samaniego
Escaneado por: Marroba2002
Corregido por: RedRaven.
©1972 by Isaac Asimov
© 1970 by Doubleday & Company, Inc.
© 1966 by Isaac Asimov
© 1964, 1965. 1966 by The Mercury Press, Inc.
© Ed. cast: Alianza Editorial, S. A., Madrid, 1977
Milán, 38; TE: 2000045
ISBN: 84-206-1653-2
Depósito legal: M. 14.025-1977
Papel fabricado en Torras Hostench, S. A.
Impreso en Hijos de E. Minuesa, S. L.
Ronda de Toledo, 24 - Madrid-5
Printed in SpainÍNDICE

Introducción 4
1. Futuro amenazador 7
2. Tamaño justo 14
3. Contracción increíble 21
4. Pares y nones 28
5. El electrón es zurdo 34
6. Ver doble 41
7. La molécula tridimensional 48
8. La asimetría de la vida 55
9. Los talasógenos 62
10. El agua caliente 70
11. El agua fría 78
12. Certidumbre de la incertidumbre 85
13. A espaldas del maestro 93
14.La Tierra de Mu 100
15. Calidad prima 107
16. El Quinto de Euclides 114
17. La verdad plana 121
18. Morir en el laboratorio 128

Introducción
Me avergüenza un poco declarar que uno de los capítulos de esta obra, el octavo por más señas, es justamente mi ensayo mensual número 160 para The Magazine of Fantasy and Science Fiction. Durante más de trece años he venido escribiendo, sinfalta, un ensayo al mes para esta noble revista; y vivo en constante terror de que pueda llegar un día en que oiga en tono «menos suave» la horrible frase: «¡¡¡Basta ya!!!», con tres admiraciones lo menos.
Pero ¿de quién? No ciertamente de mí mismo; porque aunque en todos esos meses he escrito también sobre otros temas de toda índole, desde históricos hasta festivos y desde novela científica hastacomentarios bíblicos, en lo que invariablemente ponía más esmero era en mi ensayo mensual para dicha revista. ¿Por qué? Pues porque... ¡Bueno!, luego os lo explicaré.
Pues entonces, ¿me vendrá la orden de callar del amable editor de la revista? Espero que nunca. Al menos él me asegura que jamás.
Pero intervienen también otros editores. Este es el tomo noveno de ensayos míos, y todos los aceptóDoubleday and Co., con placentera e infalible fidelidad, en cuanto se los entregué; y me asegura que tampoco ellos me faltarán.
Pero ¿y los lectores? Temo que puedan cansarse de gastar sus dineros, tan duros de ganar, en leer mis interminables charloteos entusiastas, sobre este o aquel tema, capítulo tras capítulo y tomo tras tomo; lo juzgo posible. Espero que ninguno de vosotros llegue a cansarsede mí, pero eso no es cosa que pueda yo gobernar. Quizá os canséis.
Y si tal cosa sucede, Doubleday and Co. tendrá que venir a explicarme las duras realidades de la vida comercial. Lo estoy viendo con los ojos de la mente: Junta de editores, echando a suerte quién ha de decírmelo; carraspeos de embarazo; la frase que empieza: «Amigo Isaac, la cosa es que...»
Y luego unas mesuradas razones deleditor de la revista, indicando que, «para animar la venta, va a ser preciso...»
Y yo, ¿qué haré?
Pues voy a decíroslo. Si todos me abandonáis (¡ojalá no!) yo seguiré escribiendo ensayos, así y todo; uno al mes, lo menos. No podré evitarlo, porque hoy han llegado a ser mi peculiar modo de aliviar tensiones internas, alejando el riesgo de explosión.
Cuando cavilo sobre la «explosión demográfica»me veo en la alternativa de pasar la noche en vela (pues llevo años reñido con el sueño), o ponerme a escribir los ensayos «¡Alto!» y «Pero ¿cómo?»
Si un especialista en Shakespeare levanta dos exquisitos dedos a su nariz patricia, porque yo, mísero profano, osé invadir su inviolable coto, escribiendo una obra en dos tomos titulada Guía a Shakespeare, por Asimov, yo podría haber seguido la...
tracking img