El ente nocturno

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2186 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Ente Nocturno

Había caído la tarde, fue un día claro, luminoso, ardiente, sofocante; no hubo ni una sola nube perdida en el inmenso azul; todo estuvo en calma; en apariencia se trató de una pacífica jornada, todo contribuía a hacer pensar que todo estaba y estaría bien. La mayoría de aquella gente turista se afanaba por disfrutar sus últimos días de las vacaciones de verano, se aferraban avivir sin plantearse problemas, sin pensar en el futuro, sin recordar cargas del pasado.

Pero no todo el mundo ahí vivía tan despreocupado; había una chica joven e intelectual, estudiante de Filosofía y cinéfila desde niña, en su pensamiento se encontraban inquietantes tanto las maravillas de la naturaleza, como los misterios que detrás de ella escondía, argumentaba que no todos somos iguales,no todos tememos a la noche y sus tinieblas, no todos sentimos paz a la luz del día, ni a la luz artificial de una lámpara; para Sofía aquel ambiente era en extremo amenazante, sus pensamientos siempre los trajo consigo, segura de que algún día encontraría una respuesta para tan temerarias cuestiones.

Eran las 7:20 de la tarde, justo la hora en que la tarde pardea y la carga del día quedaestampada en el gigante de asfalto; ese día hubiera preferido permanecer en casa, tumbada en una hamaca, cercana a la puerta de entrada del domicilio; Pero ese día tenía un compromiso que no podía eludir; Sofía se había acostado la noche antes con los latidos más fuertes que de costumbre, incluso se había acordado de rezar y eso era algo que olvidó hace mucho, había rogando para que amaneciera un díanublado, lluvioso, o al menos bastante encapotado; no era nada imposible lo que pedía; pero el cielo no escuchó sus súplicas, o puede que las haya escuchado, pero decidió ser democrático y contentar a la mayoría.

Por la mañana al despertarse, miro la luz del sol entre los bordes de su persiana, remoloneó en espera de alguna nube protectora, de algún chubasco salvador; Sofía se levantó con unmal presentimiento, esos días solían ponerle muy mal, le creaban un inexplicable desasosiego, una fuerte angustia, difícil de compartir y de entender por los que la rodeaban, apenas había tomado un licuado de fresa y ya sentía su estómago hecho trizas por la incertidumbre del día.

El tiempo pasaba rápido, a medida que avanzaban las horas, el sol se colocaba en su momento de éxtasis, se hacía másy más cálido, más y más brillante. No cabía duda, era ineludible que se trataba de un día extremadamente caluroso, Sofía no podía soportar eso, así que decidió quedarse en casa mientras la tarde soleada pasaba y el sol escondiera algunos de sus rayos quemantes entre las aguas del océano.

Se vistió ligera de ropa, aunque hubiera deseado vestirse con ropa gruesa que le sirviera de protección sialgo pasaba, comparaba su situación con alguna película en la que el protagonista debía llevar puesta una escafandra para protegerse de alguna maléfica radiación o del contacto con algún virus exterminador, pero el día que había pasado dejó un rastro de calor insoportable, la aguja en su termómetro de la puerta de entrada marcaba 39 grados; Un top como el que usaba, para nada representaba unaprotección.

Tomó una sombrilla, aún tenía la esperanza de que cayera alguna gota, antes dar algunos pasos a la puerta, tomo una toalla y la colgó al hombro, eso podría ser un arma de defensa, le proporcionaría cierta protección... Pero nada, recordó... Una simple toalla no le garantizaría absolutamente nada en caso de ser atacada; imaginó la escena y efectivamente, la toalla no serviría para nada.No podía soportar la incertidumbre, paro justo al tomar la perilla de la puerta, miró el reloj junto a la cómoda del perchero que marcaban las 7:20 p.m. su cita la tenía justo a las 8:00 y no quedaba lejos caminando; los nervios empezaban a comerla, el tiempo avanzaba y no se decidía a salir, pensó en llamar por teléfono disculpándose pero...cómo podía hacer eso, perdería una oportunidad...
tracking img