El escarabajo de esmeralda

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3915 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL ESCARABAJO
DE

ESMERALDA

POR
ALFREDO PACHECO MIRANDA


COOPERATIVA DE ARTES GRÁFICAS
CARACAS
1934


Lector:
Esta micronovela es la primera que escribo; si hallas alguna deficiencia en ella, disimúlalo con tu bondad.
La dedico a mis hijas Dylia, Elvia, Mary y Yolanda.)


EL ESCARABAJO DE ESMERALDA
Aquel amor tiernocual renuevo primave­ral, tibio como efluvios de nidos en abril, el pri­mero y acaso el único de su vida, había poseído de tal suerte a Ermélida, la muchachita grácil y divi­na de la aldea, que ya no concebía la existencia— la pena de vivir—sin el afecto para ella insustitui­ble de Mario Duran.
La imagen de la amada obsesionaba a Mario; lo poseía en uno como inacabable frenesí. Los pai­sajessedantes; las mañanas y los atardeceres; los rumorosos ríos y los jardines nevados de luna; el pedruzco ahorcado por locas gramíneas y el pajarillo inseñero que eriza, al trinar, el plumón del buche, todo el encanto y el idioma de la natura­leza, hablábanle a Mario de su querida Ermélida.
Ella, arrebujada en la tibia voluptuosidad de su vencimiento psíquico, espoleada por el anhelo incontenible de suespíritu altísimo, posesa de la atracción mordiente de lo desconocido, no tenía ya lugar que no le evocase un recuerdo, la delicio­sa remembranza de su primitivo amor. Miraba las campiñas, los valles bañados en oros de crepúscu­lo y evocaba al punto la silueta del amado. Si iba al templo a orar por el dios de sus primeras creen­cias, las mismas facciones lívidas del Cristo le sugerían bellas cosasde su ídolo ausente.
Aquellos dos seres para quienes la vida co­menzaba, fundiéronse en uno solo. Los gestos y los sentimientos de Mario eran los mismos de su amada; se entrelazaban, se unían íntimamente. Eran el compacto de una armoniosa dualidad. Tan juntos como dos gotas de agua en una concha de mar; tan cercas que parecían átomos de ro­cío en el pistilo de una flor. Era el prodigio de eseamor purísimo que rompe en rosas estelares el corazón de los primeros años. Cuando la vida, la dicha y la juventud—tríptico mágico y poderoso— nos hacen soñar el lindo sueño de bogar en el fu­turo como en un sosegado remanso azul...
En los veinte años frisaba él; ella, en los diez y seis. Veinte años. Diez y seis primaveras. La vida... El amor!
Aquella tarde tocada de dulces languideces, propiciaa toda ensoñación romántica, los dos enamorados paseaban felices por la huerta equi­distante de la casa. La casa de la hacienda "La Fortuna". La pareja fantaseaba alegremente. La floresta abría sus corolas impregnando el am­biente campesino como si mil pomos, de alabastro se hubiesen roto. Las trepadoras alongábanse en suaves prolongaciones lujuriosas en un deseo de enroscarse al cuerpo casitraslúcido de Ermélida; y así anduvieron respirando un aire claro, diáfa­no como las aguas de un canal a la hora del cénit. Llegaron a la fuente que bordeaba de frescuras la estancia revestida de gramas y arbustos. Hízose el agua más límpida, más canora, menos res­baladiza, como en un solícito afán por retener la figura circaciana de Ermélida. El tupido follaje hacía que apenas se mirase el cielo y unabrisa saturada de tenues esencias silvestres envolvía aquel rincón agreste que hacía pensar en el alcá­zar del Ensueño.
Allí juráronse amor eterno, con la misma sen­cillez de las enredaderas que ornan con sus flores y verduras la oquedad del ventisquero; la misma ingenuidad de los cocuyos que alumbran la mon­taña, y la alegría, la misma alegría de los turpiales que saludan con su trino elamanecer, olvida­dos del bicolor de su plumaje. Amarillo, el alba que despierta: negro, la noche que absorbe el al­ma desnuda de la tarde.
Ermélida parecía un nenúfar a orillas de la encantada fontana. Si la hubiese visto así un montañez, habría exclamado: es un trozo de nieve virgen humanizado por las manos invisibles del Artista de las Eternas Creaciones. Mario dióle el brazo a Ermélida y...
tracking img