El espectro de la navidad

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1277 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de septiembre de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Espectro De La Navidad
En la ciudad de Transilvania ya faltaba poco para navidad, y la gente del pueblo colgaba adornos y cartas en el arbolito. 
Santa Claus, recogía todas, incluso varias veces de una misma persona. 
Ya tenía hecha la lista de chicos buenos y chicos malos. 
Para los buenos, dejaría los regalos pedidos. Para los malos, dejaría un trozo de carbón. 
Los duendes trabajabanarduamente en la fábrica de juguetes, inventando aquellas cosas que los niños pedían. 
Esa navidad iba a ser perfecta, de no ser por un pequeño inconveniente. Sólo había un ser que odiara los regalos. Sólo había un ser que odiara a los chicos. Sólo había un ser que detestara las decoraciones. Sólo había un ser que odiara la navidad: el Grim. 
Este espectro, repudiaba todo lo referido a SantaClaus y a la felicidad de las personas, y estaba dispuesto a acabar con eso de una vez por todas. 
Planeaba secuestrar al padre de la navidad y hacerse pasar por él. 
Se infiltraría en las casas del pueblo y haría que reine el caos en todos lados. 
Pero había algo que podría detenerlo: un alhajero mágico que había pedido un niño para la ocasión. Por supuesto, nadie lo sabía. 
El 24 de diciembre,el Grim entró en acción. 
Él y sus cómplices de las tinieblas, aguardaron a fuera de la casa de Santa Claus, a que todo estuviera oscuro. 
Ya era hora de partir, y, dentro del hogar, los duendes despidieron a Santa y le dieron mapas e indicaciones de a dónde debía ir. 
Después de saludar a sus fieles amigos y a su esposa, la Señora Claus, salió de allí. 
Caminó alegremente hasta su trineo, peroalgo raro pasaba. 
Sus renos, no estaban. 
Empezó a gritar sus nombres, sin embargo ellos no aparecían. Los tenía el Grim. 
Santa Claus se dirigió al asiento del trineo, y algo lo tomó por sorpresa. 
Allí estaba el espectro, con su sonrisa aterradora y su cara de esqueleto. 
Al verlo, éste saltó sobre el hombre quien desesperadamente intentó zafarse, pero no pudo, pues el Grim lo cubrió conaquella bolsa que daría todos aquellos juguetes. 

El monstruo y sus secuaces liberaron a los renos, quienes se negaron a obedecer. Sin embargo, los espectros los amenazaron con matar a Santa si no los llevaban a su destino, y los animales no tuvieron otra opción. 
Estaba a punto de ser medianoche, cuando partieron. 
Llegaron a la primera casa en unos minutos. 
Leyendo la lista de Papá Noel,el Grim descubrió que era la casa de una chica muy buena, llamada Alicia, de tan sólo 6 años. 
El espectro, entró por la chimenea. 
Una vez adentro, sacó del interior de su disfraz, un regalo mal envuelto, que no podía ser otra cosa que algo malo. 
Luego de salir de allí, se dirigió al próximo hogar. 
Era la casa de Bruno, otro chico de 6 años. 
Y, nuevamente, el Grim volvió a dejar un feo yenorme regalo mal envuelto, que, esta vez, se movía como si algo dentro quisiera salir, y despedía un asqueroso olor a podrido. 
Y así continuó con todas las casas, hasta que sólo le faltaba una. 
Al entrar, metió su huesuda y asquerosa mano en su saco, y notó que ya no tenía más regalos horrorosos, feos y malolientes. 
Por esa vez, haría una excepción, y le daría al niño lo que pidió. Total,en su opinión, ¿qué diferencia habría? Si sólo era un chico de quince años. 
Subió por la chimenea, abrió la bolsa en la que se encontraba maniatado y amordazado el pobre Santa Claus, y sacó un alhajero dorado. 
Se lo dejó a un costado del bello y brillante árbol de navidad que a él le pareció repugnante, sin darse cuenta de que Tomás, el chico que había encargado eso, estaba allí, detrás de lapared, espiándolo y mirando todo lo que hacía. 
El muchacho era un estupendo "Escritor", quien publicaba una historieta con el Grim y la caja que realmente lo destruiría. 
Había pedido ese alhajero por una razón: era mágico, y Tomás sabía que le sería útil desde el momento en que supo que su monstruo ficticio había cobrado vida. 
El Grim, satisfecho de haber terminado su obra maligna, subió...
tracking img