El estado terrorista argentino, j. duhalde- resumen

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 32 (7761 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El estado terrorista argentino, quince años después, una mirada
Crítica. (Eduardo Luis Duhalde.)

El autor comienza el libro con un largo prólogo a la última edición del libro, que ocurrió en 1998, sumándole aclaraciones conceptuales e históricas a la antigua edición de 1983.
La primera parte del libro es una caracterización profunda ehistórica del estado terrorista. Histórica por que se explican las constantes históricas de la violencia y el terror en la conciencia del poder en la sociedad argentina. Desde 1810 en la política argentina existe una constante trágica: matar al disidente. Es decir matar al disidente, al constetatario, no sólo de forma física, sino también a través de una labor de adoctrinamiento pedagógico; sepueden citar palabras de Domingo Faustino Sarmiento: “no ahorrar sangre de gaucho”, etc.
Estas prácticas en nuestro pasado, aparecen encubiertas bajo un discurso justificador, que se nos va enseñando en la tierna edad de escolar, en donde se naturalizan y legitiman prácticas, a veces, aberrantes. Nuestra historia Latinoameracana esta plagada de estos ejemplos nefastos: la muerte de chachoPeñaloza, la muerte de Liniers, la muerte de Ramírez, La muerte de Dorrégo, La muerte de Quiroga, etc. Detrás de la muerte de cada uno de estos individuos, existen proyectos, y pertenencias sociales en pugna, que motivan y deciden aquellas supresiones físicas, en un plano de absoluta desigualdad. Ya no es un combate entre iguales, sino el ejercicio del poder sobre un individuo indefenso.
Esta historiaplagada de muerte alcanzará su máximo apogeo con la constitución de la oligarquía como clase dominante, el ejemplo que expone el autor es el Julio Argentino Roca (1880), quien por medio de la violencia establece la paz y el orden en el territorio. Sin embargo la militarización del poder hegemónico deberíamos rastrearla en 1810, ya con la formación de las milicias urbanas en el Río de la Plata.Argentina ingresa al siglo XX, con una elite de ideas militaristas, que privatiza el espacio político; sin embargo con la inmigración de 1890, llegan también ideas que promueven la justicia social y la organización de los obreros(Anarquismo y socialismo). Estas nuevas ideas que molestan a la elite liberal, en los aspectos económicos, y conservadora en asuntos políticos, actúan como impulsoras de uncontraataque simbólico y físico segregacional. Es decir exponentes de la elite, de la más recalcitrante visión fascista y xenófoba, comienzan a través de los medios de comunicación a exponer sus ideas, tal es el caso de Leopoldo Lugones, quien reclama la hora de la espada, es decir la hora de la violencia física para con el elemento extranjero ideologizádo. La culminación de estas ideas es el golpede 1930.
Pero el autor, luego de haber hecho este recorrido, va a poner el acento sobre el golpe de estado de 1955, como antecedente y primer ensayo de terrorismo de estado masivo, del estado terrorista de 1976. En este caso se proscribe al otro político: el peronismo; la tortura de los presos políticos fue generalizada, la listas negras condenaron a muchos argentinos a una especie de muertecivil; fue robado el cadáver de Eva Perón, mansillado y vejado, y ocultado en el extranjero durante diecisiete años, pese a los reclamos incesantes de familiares y partidarios. Los hechos más graves fueron los fusilamientos de junio 1956 y la paralela masacre de José León Suárez, con motivo del intento de restauración de la restauración de la legalidad constitucional que dirigiera el general JuanJosé del Valle contra los usurpadores del poder.
Sin embargo el punto central de este ensayo estará en los años setenta, década llena de muertes, fruto de la feroz violencia ilegítima estatal y la constante acción guerrillera con la elección irracional de sus víctimas; se llega así al golpe del 24 de marzo de 1976, con la conciencia colectiva abonada por el discurso mediático de que había que...
tracking img