El “estallido vital” de occupy wall street

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1021 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 1 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Rossana Reguillo, antropóloga mexicana, discrepa abiertamente de esa postura. Aunque aparentemente no hay un plan programático en el sentido partidista del término, las causas de las protestas –y sus demandas de solución, es decir, lo que podría ser el programa—, tanto de los indignados de Europa como de Estados Unidos, son bastante claras: “una crisis financiera, una desigualdad económicamayúscula, una injusta y brutal distribución de la tasa fiscal, las inconcebibles deudas por créditos educativos que condenan a los estudiantes a una vida entera de pago por intereses”, etc. Contrario a lo que piensan Zizek y Bauman, los movimientos de insurrección y ocupación que vienen de la Primavera Árabe, que pasan por los indignados de España, Italia, Grecia o Israel, y desembocan en la granacampada en Wall Street, comparten un ánimo festivo, libertario, de cuerpos que danzan, que están allí, ocupando (políticamente) la plaza. “Frente a la maravilla de descubrir a la otra, al otro, de compartir la indignación, la experiencia de ocupar la calle que para muchos es inédita […] hace que las críticas en torno a lo festivo, lo performativo, lo luminoso de este momento, suenen no sólodesproporcionadas, sino

En otro texto, pero en el mismo sentido que el de Reguillo, Rafael Lemus explora y desbarata con lucidez los señalamientos de que estamos ante un movimiento superficial, “un happening de hipsters” que no dice nada, que no tiene un discurso definido. ¿Cuál parece ser la exigencia? “…que el movimiento fije de una vez por todas un discurso y formule demandas claras y precisas. Dichode otra manera: que deje de ser lo que es ahora, un estallido vital y desconcertante, una inesperada perturbación de la vida pública neoyorquina…”. Que se convierta, pues, especulemos, en un inofensivo, mudo y tradicional partido político.

Los miles que protestan, que festejan, en el Occupy Wall Street, pero también los miles de indignados de Europa, cuestionan con su comportamiento crítico elentramado cada vez más inútil de la representación política. Se presentan en la plaza, acampan, cantan, actúan, conversan, resisten “para abandonar el mundo de las representaciones […] y personificarse a sí mismos”, como bien lo escribe Rafael Lemus. Se trata de algo elemental, en principio: ocupar las calles para discutir, acaso pulverizar, eso que se nos ofrece como el reino de la libertad y lademocracia, que, sin embargo, nos tiene sumidos en el desempleo, la crisis, el hambre, la precariedad y una obscena, de verdad obscena, concentración de la riqueza. Nuestras democracias no son sino rapaces oligarquías (lo sabía el gran Cornelius Castoriadis).

Les dejo un fragmento del texto de Rossana Reguillo y el enlace para que lean el interesante ensayo de Rafael Lemus:

Mic check(comprobar micrófono), grita el orador en turno, en un eco casi instantáneo la multitud congregada va contestando “mic check” en oleadas que alcanzan distancias considerables entre el epicentro del discurso y las últimas filas de los participantes en las asambleas de #Occupy Wall Street. Son los micrófonos humanos que se utilizan en las asambleas, marchas, teach in (conferencias públicas), dado que a losocupacionistas les están vedados cualquier tipo de aparatos de reproducción tecnológica (además de lo que la policía llama “estructuras” entre las que se encuentran los paraguas). Hace un par de días un joven le pidió matrimonio a su novia Deb y le preguntó para gozo de los habitantes de Liberty Plaza (antes Zuccoty Park), después del correspondiente “mic check”, si quería “ocupar su vida” (Deb,would you occupy my life?). (disponible en http://youtu.be/3KzMT2u0nlE).

Este es el espíritu festivo e interactivo que caracteriza a los movimientos insurreccionales y ocupacionistas que, de la Primavera Arabe a Occupy Wall Street impregnan el ánimo colectivo y que parece preocupar mucho tanto al filósofo esloveno Slavoj Zizek como al sociólogo polaco Zygmunt Bauman. Para el primero, la...
tracking img