El estilo modernista

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 10 (2472 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de febrero de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Aquella noche las hijas de la Princesa habíanse refugiado en la terraza, bajo la luna, como las hadas de los cuentos: Rodeaban a una amiga joven y muy bella, que de tiempo en tiempo me miraba llena de curiosidad. En el salón, las señoras ancianas conversaban discretamente, y sonreían al oír las voces juveniles que llegaban en ráfagas perfumadas con el perfume de las lilas que se abrían al pie dela terraza. Desde el salón distinguíase el jardín, inmóvil bajo la luna, que envolvía en pálida claridad la cima mustia de los cipreses y el balconaje de la terraza, donde otras veces el pavo real abría su abanico de quimera y de cuento.
Yo quise varias veces acercarme a María Rosario. Todo fué inútil: Ella adivinaba mis intenciones y alejábase cautelosa, sin ruido, con la vista baja y las manoscruzadas sobre el escapulario del hábito monjil que conservaba puesto. Viéndola a tal extremo temerosa, yo sentía halagado mi orgullo donjuanesco, y algunas veces sólo por turbarla, cruzaba de un lado al otro. La pobre niña al instante se prevenía para huir. Yo pasaba aparentando no advertirlo. Tenía la petulancia de los veinte años. Otros momentos entraba en el salón y deteníame al lado de lasviejas damas, que recibían mis homenajes con timidez de doncellas. Recuerdo que me hallaba hablando con aquella devota Marquesa de Téscara, cuando, movido por un oscuro presentimiento, volví la cabeza y busqué con los ojos la blanca figura de María Rosario: La Santa ya no estaba.
Una nube de tristeza cubrió mi alma. Dejé a la vieja linajuda y salí a la terraza. Mucho tiempo permanecí reclinadosobre el florido balconaje de piedra, contemplando el jardín. En el silencio perfumado cantaba un ruiseñor, y parecía acordar su voz con la voz de las fuentes. El reflejo de la luna iluminaba aquel sendero de los rosales que yo había recorrido otra noche. El aire suave y gentil, un aire a propósito para llevar suspiros, pasaba murmurando, y a lo lejos, entre mirtos inmóviles, ondulaba el agua de unestanque. Yo evocaba en la memoria el rostro de María Rosario y no cesaba de pensar:
—¿Qué siente ella...? ¿Qué siente ella por mí...?
Bajé lentamente hacia el estanque. Las ranas que estaban en la orilla saltaron al agua produciendo un ligero estremecimiento en el dormido cristal. Había allí un banco de piedra y me senté. La noche y la luna eran propicias al ensueño, y pude sumergirme en unacontemplación semejante al éxtasis. Confusos recuerdos de otros tiempos y otros amores se levantaron en mi memoria. Todo el pasado resurgía como una gran tristeza y un gran remordimiento. Mi juventud me parecía mar de soledad y de tormentas, siempre en noche. El alma languidecía en el recogimiento del jardín, y el mismo pensamiento volvía como el motivo de un canto lejano: “¿Qué siente ella... pormí...?”
RAMÓN MARÍA DEL VALLE-INCLÁN (1866-1936). Sonata de primavera. 1904.

Análisis lingüístico y retórico del texto.

Nos hallamos ante un fragmento de “Sonata de primavera”, de Valle-Inclán, de 1904. Se trata de un texto literario, y vamos a tratar de señalar los rasgos lingüísticos y retóricos que conforman una determinada voluntad de estilo. En este caso, presumimos, antes de haberllevado a cabo el análisis, que nos encontraremos con rasgos propios del estilo modernista, pues esta novela se nos ha presentado como una de las cumbres de la narrativa modernista. Vamos a ver si ello es así. Iremos por partes, señalando y comentando los rasgos párrafo a párrafo.

1) En el primer párrafo encontramos:
a. Un arcaísmo, el pronombre en posición enclítica (“habíanserefugiado”), que parece mostrar una voluntad de refinamiento o de exotismo en el estilo del autor. Esto es, efectivamente, propio del Modernismo, que huye del Realismo y del Naturalismo en cuanto al lenguaje, mediante el alejamiento de los usos cotidianos y populares. Recordemos que Valle llamaba al gran Galdós, el maestro de la prosa realista: “el ilustre garbancero”.
b. Una comparación: compara...
tracking img