El fantasma de freud

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 30 (7256 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El fantasma de Freud

I-. La misión de Freud
Freud pertenece a esa extraña clase de escritores que se encuentra más allá del bien y del mal; cuando adversarios y discípulos escriben sobre Freud los efectos no corresponden a la intención y el público queda dividido en dos bandos irreconciliables: los adversarios lo convierten en un autor atractivo; los discípulos, en un patriarcainsoportable. Así sucede al terminar de leer las más de seiscientas páginas de El libro negro del psicoanálisis, texto que recoge aproximadamente sesenta misiles en forma de artículos contra los psicoanalistas y, en especial, contra Freud, a quien se le atribuyen los defectos y vicios de los que somos capaces los humanos, tildándolo de errado e iluso, y también de charlatán, negociante y hasta defalsificador, por lo que el lector cierra el libro y, aún electrizado, piensa que por lo menos no pudieron acusarlo de escritorzuelo. Porque dentro de los méritos de Freud está su prosa persuasiva y bicéfala, como cuando indicaba que el efecto de la religión sobre el creyente era intimidar su inteligencia y confinarlo al infantilismo, y, sobre la gran masa de beatos, el efecto era inocular un deliriocolectivo y alucinaciones compartidas que se convertían en verdades reveladas; y no obstante, ahí mismo, Freud le reconocía a la religión el mérito de tratar temas esenciales para la humanidad. Como escritor agudo, Freud tenía una versatilidad que, algunas veces, lo llevaba a describir al melancólico con ironía perversa: “Cuando en su autocrítica el melancólico se describe como un hombre pequeño,egoísta, insincero y carente de ideas propias, preocupado siempre en ocultar sus debilidades, nos preguntamos por qué ha tenido que enfermar para descubrir tales verdades” (Freud 1917: 1089); sin embargo, otras veces, su estilo deja la diplomacia y dice que podría moderar su opinión pero que, a diferencia de lo que hace la mayoría, él no cederá a la pusilanimidad, ni alimentará vanas esperanzas,porque no escribe para la clientela.
Era ese tono, entre sincero y mordaz, alejado de la pacatería y de la sonrisa beatífica, el que hacía atractivo a Freud entre los intelectuales. Su método planteaba que las personas podían independizarse de traumas, fobias, depresiones, y otras formas de neurosis, siempre y cuando se tuviera la valentía de querer conocer las causas (o elecciones) que en elpasado han hecho lo que somos en la actualidad, con lo cual reactivaba –nada menos- los ideales filosóficos de la Ilustración, como por ejemplo el “piensa por ti mismo” de Kant, o la idea de desactivar a las represiones de la misma manera en la que Marx quiso desactivar a las ideologías, o la idea de que el autoconocimiento nos podía hacer libres. Pero, a la vez, y aquí nuevamente aparece lacapacidad de Freud de escribir tanto una tesis como su contraria, su método psicoanalítico erosionaba las bases del pensamiento ilustrado, pues sostenía que varias de nuestras intenciones no provenían de la conciencia y la razón, sino de estratos mucho más profundos y abisales. De este modo, si esta interpretación es correcta, lo que podría explicar, como lo pensó Erich Fromm (1970), por qué elpensamiento de Freud ha sido tan influyente en el siglo XX fue que permitió la tan ansiada síntesis entre la Ilustración y el Romanticismo, permitiendo, así, conciliar tanto el escepticismo de Locke y Hume como la pasión de Byron y Goethe, tanto la razón de Hobbes y Kant como los abismos de Poe y Blake, y tanto los detalles de Dickens y Víctor Hugo como el gran aliento de Marx y Hegel.
Conexpectativas tan altas se puede entender que quienes tuvieron la ilusión de alcanzar con el psicoanálisis la síntesis entre la transparencia de la Ilustración y las oscuridades del Romanticismo no prestaran oídos a los críticos que se ocupaban, después de todo, de minucias, pequeñeces, insignificancias en comparación con la gran meta liberadora del diván. Los críticos contra el psicoanálisis cuestionaron...
tracking img