El foucault de “las palabras y las cosas” dialoga con el derrida de la “gramatología”

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 20 (4852 palabras )
  • Descarga(s) : 47
  • Publicado : 31 de mayo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Foucault de “las Palabras y las Cosas” dialoga con el Derrida de la “Gramatología”
Todo empezó con Wilkins: El Poder de las palabras.
El juego del título, esa figura retórica (tropo), la alegoría del cuento de Borges, ese desplazamiento metonímico donde una parte, la referencia a Wilkins, se reemplaza por el todo, explica de que se trata este trabajo.
Justamente, que sea esa referencialiteraria la que diera pié a las palabras y las cosas es un gesto que no debe pasar desapercibido. La experiencia misma del límite, el umbral que separa el discurso literario del de las ciencias sociales es puesta en el foco del asunto. Pretender un punto de vista que nos permita leer la Port Royal en la misma clave que leeríamos El discurso del origen de las lenguas, con un extrañamientodesconcertante, como un arqueólogo que descubre las ruinas de una civilización que ya no existe.
En este esquema la pregunta por la escritura generará tensiones que nos permitirá explorar la posibilidad de la literatura y las ciencias humanas.
Este problema, el de la escritura y el origen de las ciencias humanas –como puede ser presentado en “de la Gramatología” (J. Derrida, 2000)- tiene aristasconvergentes con el planteo de Foucault de “las palabras y las cosas” (Foucault, 1998).
Estos dos puntos de vista singulares nos pueden brindar elementos para abordar el lenguaje desde una perspectiva que se atreve a deconstruir el límite entre el adentro y el afuera del texto. Poner la discusión del lenguaje por sobre las demás discusiones, entender la escritura como posibilidad de la ciencia, entender eldiscurso como algo más que un mero fenómeno lingüístico, abriendo un camino a cuestionamientos en los que los géneros discursivos se confunden, contaminan, generando una angustia de desasosiego que produce el vértigo de poder ver a través de las grietas.
Estas sensaciones de la lectura de las obras de Foucault como de Derrida, este efecto perlocucionario, este residuo retórico, es un elemento queno se debe dejar de ponderar. ¿Qué sería de “Viaje al final de la noche” de Celine sin este efecto “polémico”?
En este sentido consideramos que “de la gramatología” y “las palabras y las cosas” son dos obras que sacudieron el pensamiento y sentaron las bases para nuevas formas de concebir el mundo.
Este juego que plantea que la verdad está en el mismo goce de encontrar los nudos yarticulaciones en una red de referencias. Que no hay sentido fuera del signo y esto planteado desde una visión crítica de Saussure.
Esto no es un dato menor. Debemos reconocer estas obras gestados en el apogeo de la revolución estructuralista, hablando de la cuestión del lenguaje pero criticando la noción de la estructura, de la complitud del sistema, de cierre que haga posible el juego de las diferencias yde toda la significación. Unos claros herejes.
Pero la deconstrucción se atrevió incluso a contemplar desde afuera, a la distancia, como un elemento extraño, acaso desconocido, al mismo estructuralismo cuando éste alcanzaba su pináculo.
Aquí hasta estaríamos tentados de reemplazar anafóricamente “historiador de las ideas” por “arqueólogo”. Pero nuevamente aquí habría otro gesto retórico. Realizaruna arqueología de una ciudad que aún está viva, que no ha sedimentado en ruinas ni monumentos. Es así como Foucault –en su arqueología del saber- se atreve trabajar sobre el enunciado, sus agrupaciones y regularidades para sostener asertivamente: “A lo largo de este libro, ha tratado usted, con diversa fortuna, de desprenderse del membrete “estructuralismo” o de lo que se entiende ordinariamentepor esa palabra.” (Foucault, 2002 p:333).
Aquí la noción de “pensamiento del afuera” adquiere otro sentido. El afuera adquiere un matiz de punto de vista más que de objeto.
Justamente esto es lo que nos interesa explorar, fundiendo en un mismo discurso las voces que se articulan en estos dos textos. Y nuevamente, no es solo la referencia, sino como es considerada.
“Las meninas”, la pintura...
tracking img