El fusilamiento de miguel hidalgo y costilla

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1937 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de diciembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El fusilamiento de Miguel Hidalgo y Costilla.

Sandra Molina Arceo

En el obscuro y estrecho cubo de la torre del Real Hospital Militar, ha estado preso el cura Miguel Hidalgo y Costilla durante 97 días. Él y los demás jefes insurgentes llegaron a esta ciudad de Chihuahua el pasado 23 de abril, después de más de un mes de camino desde Acatita de Baján. Yo conocí a al hombre que ha incendiadoa la Nueva España.

Ahí, en Acatita de Baján, fueron capturados por Ignacio Elizondo. Después de la terrible derrota que sufrieron en Puente de Calderón, los insurgentes habían decidido marchar a Estados Unidos para conseguir armamento y ayuda, sin sospechar siquiera que Elizondo, asegurándoles que en ese lugar habría agua para abastecerse, les tendía una trampa.

Algunosprisioneros con los que conversé me refirieron que poco antes de llegar a Acatita de Baján, Hidalgo y los demás insurgentes ya caminaban en desorden pero confiados en que se encontrarían con amigos. Mientras tanto, Elizondo había organizado a su tropa, unos formaron una valla al lado del camino de manera que pareciera que saludaban a los caudillos que por ahí pasaran; y otros, se encontraban detrás de unaloma provistos de lazos con los que debían amarrarlos después de ordenarles su rendición.

La mañana del 21 de marzo se presentaron los primeros insurgentes, saludaron a la valla que les rendía honores, y siguieron su camino hacia la loma donde sorprendidos por las tropas de Elizondo, fueron amenazados con fusiles y obligados a rendirse. Una tras otra, las carrozas desfilaron frente a laloma. Sacerdotes, frailes y mujeres corrieron la misma suerte. Debo reconocer que Elizondo planeó el golpe a la perfección.

Poco después llegó el carruaje donde viajaba Ignacio Allende acompañado de su hijo Indalecio y de Mariano Jiménez. Al verlos, Ignacio Elizondo se acercó personalmente acompañado por su escolta para obligarlos a rendirse. Indignado Allende por la infame traición que seestaba cometiendo, tomó su pistola y erró el tiro que disparó desde su coche. Elizondo rápidamente ordenó a sus soldados que hicieran fuego dándole muerte a Indalecio, y obligando a que Allende y Jiménez, resignados, se rindieran.

De último llegó el cura Hidalgo, quien ya se había bajado del carruaje que lo llevaba, montaba un caballo prieto, e iba escoltado por cuarenta hombres acaballo. Elizondo hizo un saludo y lo dejó pasar hasta la loma donde lo acechaban para capturarlo. Marcándole el alto, y a nombre de Fernando VII, le dijeron que ni él ni nadie debía pasar por ahí con armas. Hidalgo que iba a sacar una de sus pistolas para defenderse, pronto se dio cuenta de que estaba perdido.

Elizondo siguió dirigiendo a su tropa para hacer las aprehensiones, hasta que sussoldados y las cuerdas no se dieron a basto. Esa misma noche capturó a mil trescientos tres insurgentes. Pero Elizondo no sólo había aprehendido hombres, también se había hecho de un cuantioso botín que consistía en numerosas cargas de plata de más de un millón de pesos, balas, cañones, pólvora, lanzas, fusiles y espadas, carrozas, mulas, caballos y el equipaje de los prisioneros.

Lanoticia de la captura de los insurgentes, llegó a Monclova tan solo unas horas después, y las manifestaciones de alegría y regocijo por tan fácil victoria de los realistas, no se hizo esperar. Yo mismo estaba complacido. Al principio no se dieron detalles de la captura, pero no tardaron en llegar los informes militares, a los que tuvimos acceso.

Al día siguiente emprendieron la marcha rumbo aMonclova. Los insurgentes trasladados en mulas, llevaban atadas las manos por detrás, y los pies amarrados uno con otro. Esa misma tarde llegaron a Monclova, donde fueron recibidos con música, repiques y gritos de ¡Mueran los Insurgentes!

Antes de ser recluidos, los soldados que custodiaban a Hidalgo, Allende, Aldama, Jiménez y Abasolo, se detuvieron frente a una herrería que estaba...
tracking img