El futuro incierto de los valores

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 4 (998 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Introducción

Se dice que caminaba a plena luz del día con una linterna en su decidido pero vano empeño de encontrar a un hombre virtuoso. Se llamaba Diógenes, y fue un filósofo que vivió en laAtenas del siglo IV antes de nuestra era.
No sabemos si esa historia es cierta o no, pero si Diógenes viviera hoy, es probable que tuviera que buscar con más empeño aún para hallar a un hombre deprincipios.
En nuestros días, muchas personas rechazan la idea de que se deba adoptar un conjunto definido de valores éticos, sea cual sea. Los medios de comunicación presentan ejemplos de falta derespeto a las normas morales en los ámbitos privado, político, deportivo, profesional, comercial... Se ha perdido el respeto por muchos de los valores que tanto apreciaban las generaciones pasadas. Lasnormas establecidas se cuestionan y, a menudo, se rechazan. Y otros valores, aunque son reconocidos en teoría, no lo son en la práctica.

La mayoría de las personas tienen de algún modo una concepciónpersonal de lo que llamamos, “valores éticos” desafortunadamente, la degradada sociedad actual concede poca o ninguna importancia a la calidad moral del ser humano y es cada vez más tolerante cuandohablamos en materia de moralidad, al aceptar o incluso alentar a través de los medios masivos de comunicación, conductas reprobables.
“Ya han quedado atrás los días de las normas morales aceptadas portodos”, afirma Alan Wolfe, experto en sociología religiosa, que también asegura: “Nunca en la historia se ha generalizado tanto la sensación de que no se puede confiar en la guía moral de lastradiciones e instituciones”. Según el periódico Los Angeles Times, el filósofo Jonathan Glover señala que en el pasado siglo la decadencia de la religión y de las leyes morales universales contribuyó demanera decisiva a que el mundo se hundiera en una espiral de violencia.
Ahora bien, ¿podría todo el mundo ponerse de acuerdo sobre qué valores adoptar? Es obvio que no. Y si no existe un acuerdo sobre...
tracking img