El gato, el ratón, la cultura y la economía

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 26 (6327 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 17 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
arte:memoria polo, 6pp copia 30/03/10 16:47 Página 88

arte

88 / El Viejo Topo 263 /diciembre 2009

arte:memoria polo, 6pp copia 30/03/10 16:47 Página 89

arte

El gato, el ratón, la cultura y la economía
por Anselm Jappe

U

na de las fábulas de los hermanos Grimm se llama “El gato y el ratón hacen vida en común”. Un gato convence a un ratón de que quiere ser su amigo; comienzana vivir juntos y, previendo el invierno que se avecina, compran un tarro de manteca y lo esconden en una iglesia. Con el pretexto de tener que ir a un bautizo tras otro, el gato acude varias veces a la iglesia y se come poco a poco toda la manteca; luego se divierte dándole respuestas ambiguas al ratón acerca del tema. Cuando finalmente van juntos a la iglesia para comerse el tarro de manteca, elratón descubre el engaño, y el gato, simplemente, se come al ratón. La última frase de la fábula anuncia la moraleja: “Así van las cosas de este mundo”.

Yo diría que la relación entre la cultura y la economía se arriesga sobremanera a asemejarse a esta fábula, y les dejo adivinar quién, entre la cultura y la economía, desempeña el papel del ratón y quién el del gato. Sobre todo hoy, en laépoca del capitalismo plenamente desarrollado, globalizado y neoliberal. Los asuntos que se busca abordar en aquí versan, entre otras cosas, sobre la cuestión de quién debe financiar a las instituciones culturales y cuáles expectativas, y a qué público, debe satisfacer un museo, pero penetran en una problemática más general: ¿cuál es el lugar de la cultura en la sociedad capitalista de hoy? Paraintentar responder a esta pregunta, abordaré el tema desde un enfoque un poco más amplio. Además de la producción –material y no material– destinada a satisfacer las necesidades vitales y físicas de sus miembros, toda sociedad crea igualmente una serie de construcciones simbólicas. Con éstas, la sociedad elabora una representación de sí misma y del mundo en el cual está inserta y propone, o impone, asus miembros unas identidades y unos modos de comportamiento. Para hablar de eso no utilizo aquí el término marxista “superestructura”, opuesto a la presunta “base económica”, porque la producción de sentido puede, según sea la sociedad en cuestión, desempeñar un papel tan importante,

o más todavía, que la satisfacción de las necesidades primarias. La religión y la mitología, así como los “usos ycostumbres” cotidianos –sobre todo los relativos a la familia y a la reproducción–, incluso lo que a partir del Renacimiento llamamos “arte”, entran en esa categoría de lo simbólico. En muchos aspectos, en las sociedades antiguas esos códigos simbólicos no estaban separados unos de otros; basta pensar en el carácter ampliamente religioso de casi todo el arte. Pero, sobre todo, no existía unaseparación entre una esfera económica y una esfera simbólica y cultural. Un objeto podía, al mismo tiempo, satisfacer una necesidad primaria y poseer un aspecto estético. Históricamente, fue la modernidad capitalista e industrial la que separó el “trabajo” de las demás actividades, y la que erigió al trabajo y sus productos, la llamada “economía”, en centro soberano de la vida social. De maneraconcomitante, el aspecto cultural y estético, que en las sociedades preindustriales era inherente a todos los ámbitos de la vida, se concentra en una esfera aparte. Esa esfera está en apariencia exenta de las constricciones de la esfera económica, y en ella puede aflorar una verdad crítica, de otro modo reprimida o eliminada, acerca de la vida social y de su creciente sumisión a las exigencias cada vezmás inhumanas de la competencia económica. Pero la cul-

El Viejo Topo 263 / diciembre 2009 / 89

arte:memoria polo, 6pp copia 30/03/10 16:47 Página 90

arte

tura paga esa libertad con su marginación, con su reducción a un “juego” que, al no formar parte directamente del ciclo de trabajo y acumulación de capital, permanece siempre en una posición subordinada respecto a la esfera...
tracking img