El gaucho martín fierro: síndrome del padre devastado

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 26 (6338 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 7 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
SÍNDROME DEL PADRE DEVASTADO

Estudio de un caso (literario)

El Gaucho Martín Fierro
Por José Hernández
(1872 - 1878)

Lic. Jorge Luis Ferrari
Mendoza
Diciembre 2006
“Aquí me pongo a cantar
al compás de la vigüela,
que el hombre que lo desvela
una pena estrordinaria,
como la ave solitaria
con el cantar se consuela”.

La “pena extraordinaria” a la que se refiere el gauchoMartín Fierro es haber perdido a sus hijos. Todo el relato de José Hernández, es la muestra cabal de cómo puede quedar “devastado” un padre cuando pierde lo más preciado de su vida, los hijos.

La historia del Martín Fierro, obra cumbre de la literatura argentina y personaje que identifica al habitante de nuestros campos, desde la época de la colonia hasta finales del siglo XIX y buena parte del XX,es el relato de la vida y los sufrimientos de los argentinos “no propietarios”, a través de la pluma de José Hernández, poeta, periodista y político que nació en 1834 y murió en 1886.

La obra ha sido objeto de muchos análisis desde el mismo día en que salió a la luz. Entre sus originales características estuvo la de ser inmediatamente aceptada por sus contemporáneos, en particular por lossectores populares, que se sentían identificados con el gaucho allí retratado y luego por la gente “culta”, que debió reconocer en este “poema de protesta” un valor literario que los sobrepasaba largamente.

Estos análisis han tratado sobre distintos aspectos de la obra en cuestión, los hechos históricos que a través del relato se vislumbran, la situación socio-económica e institucional de laArgentina de fines del siglo XIX, las características que se resaltan del gaucho y del medio en que se desenvolvía, sobre la justicia de sus reclamos sociales y por supuesto sobre la calidad literaria de la obra. Borges, lo amaba y lo odiaba, Sábato lo defendía de lejos y no faltaron los psicoanalistas que con mayor o menor seriedad lo invitaron a su diván, analizándolo e incluso buscando en él puntos dereferencia de nuestro inconciente colectivo o de rasgos de nuestro carácter particular, en tanto que argentinos o rioplatenses. Pero hay un aspecto fundamental de la obra que ha escapado al análisis, aún al de los últimos aludidos, y que constituye la estructura que recorre todo el relato de José Hernández. ¿Qué es la historia del Martín Fierro sino la historia de un padre que queda devastadoante la perdida de sus hijos?

“…el gaucho es reclutado por la fuerza y enviado a la frontera para pelear contra los indios. Harto de tanta injusticia, retorna al pago como desertor y al no encontrar a sus hijos jura volverse gaucho matrero…” Diario Los Andes, 31 de octubre de 2006 reportaje a Fontanarosa: “El Martín Fierro es un drama gaucho”. A propósito de la película que están haciendo y quepodremos ver en el 2007.

He respetado la redacción original del poema y he utilizado una numeración de versos que estaba en la primera versión con que empecé a trabajar, aunque en otras ediciones dicha numeración es diferente. No se extrañen si en alguna ocasión hay algún verso repetido en distintas páginas, pero era necesario por el tema tratado o para que no perdiera correlación el relato.
Nosiempre fue un gaucho triste

Cuál es la importancia de este análisis, ni más ni menos que desentrañar la causa de la “pena extraordinaria que lo embargaba” y culpa de la cual muchos de sus hipercríticos lo trataban de gaucho quejumbroso, resignado y llorón cuando no de asesino, matrero y ladrón. Martín Fierro en el primer capítulo nos dice que él era feliz y con una vida plena, más allá de laslimitaciones de su pobreza.

23
Yo he conocido esta tierra
en que el paisano vivía
y su ranchito tenía
y sus hijos y mujer...
era una delicia el ver
cómo pasaba sus días.

24
Entonces... cuando el lucero
brillaba en el cielo santo,
y los gallos con su canto
nos decían que el día llegaba,
a la cocina rumbiaba
el gaucho... que era un encanto.

25
Y sentao junto al jogón
a...
tracking img