El grotesco criollo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1876 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Grotesco criollo

Los tiempos

Entre 1871 y 1920 llegan a Buenos Aires cuatro millones y medio de inmigrantes que proviene de todos los rumbos del orbe, pero con primacía dominante de italianos (“tanos”) y españoles (“gallegos”). Dos terceras partes de los que arriban a Bs.As son hombres y solo un tercio lo componen las mujeres, y las edades de ambos sexos oscilan entre los 20 y 30 años.Muchos de los inmigrantes que desembarcan rebosantes de fe y de esperanzas parten hacia el interior del país (que es donde son socialmente necesarios) en procura de tierra para volver a hundir las raíces, que han quedado al aire por la larga travesía, y amenazan secarse.
Se convierten en agricultores, en chacareros y hasta los más orgánicamente integrados, fundan vigorosas colonias agrícolas.Pero muchísimos mas de los recién llegados (esos “agregaos al país”, según la transcripción pinturera de Leopoldo Marechal) quedan afincados en la gran aldea que se esta transformando en urbe, desbordando y alborotando los conventillos ciudadanos y dando sentido color a las orillas, especies de zonas aun de nadie y por eso deben ganarse, primero, y defenderse después. En los boliches esquineros delos arrabales que lindan con el potrero enorme de la pampa, menudean los encuentros y las topadas entre antiguos parientes (el gaucho ganadero y de a caballo, y el guapo orillero quien, aunque sin espuelas, parece haber heredado el caminar cadencioso de aquél). En el cuchillo del prototipo suburbano se empina a la ciudad el facón matrero de Juan Moreira, héroe legendario y mítico. Buenos Aires nose halla preparada para recibir esa avalancha inmigratoria que ansiaban y por la que bregaran tanto Domingo F. Sarmiento y Juan Bautista Alberdi. Uno clama porque no se puede “gobernar en un desierto”; el otro clava la premisa que “gobernar es poblar”.
Se necesita mano de obra barata, por lo abundante, para hacer que el país penetre resueltamente en la etapa industrial de su desarrollo liberal.El avance, en este sentido, es vertiginoso.

Documentos escénicos

Son Don Quijote en Buenos Aires (1985), de Eduardo Sojo; La fiesta de don Marcos (1890), de Nemesio Trejo; El año 92 (1892), de Ezequiel Soria, entre otros, que contienen informaciones precisas sobre el clima y el acento de una época que, en lo al teatro mas popular atañe, se inicia por la penúltima década de la centuria pasaday se cierra, luego de lenta agonía, con la detención abrupta del proceso constitucional que produce la revolución militar del 6 de septiembre de 1930.
Se alcanza la crisis en lo teatral, que pone en aprietos muy serios a nuestra dramática con resonancia más populares. El desaliento, el desconcierto de los estratos medios y mas bajos conmueven y sobresaltan la narrativa vigorosa de un Roberto Arlt(Los siete locos, Los lanzallamas); se hacen presentes, en otro nivel, por cierto, en el Raúl Scalabrini Ortiz que bucea en la nebulosa existencial en que vive el porteño de la esquina de Corrientes y Esmeralda (El hombre que está solo y espera); aflora en la angustia tan conflictuada de ese filosofo de nuestro tango que es Enrique Santos Discépolo (Yira, yira, ¿Qué sapa, señor?, Cambalache,testimonios lacerantes) y, desde luego, suben a escena a través de los “aullidos”, como dice Armando Discépolo, de los personajes del “grotesco criollo”. Los del recién nombrado en primer término.
Finalmente, en 1930 se producen dos sucesos muy importantes para nuestro teatro. Uno, lamentable, se refiere al fallecimiento, a fines de ese año, de Francisco Defilippis Novoa; el otro, saludable por lareacción y la trascendencia de su continuidad, refiere a la fundación del Teatro del Pueblo, punto de partida del movimiento de conjuntos independientes con labor y méritos desiguales, pero cuyas influencias llegan hasta estos días.

Ámbitos y Prototipos

El “sainete porteño” y el “grotesco criollo” son las expresiones dramáticas por excelencia, de la etapa inmigratoria.
Los patios de...
tracking img