El holocausto

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 12 (2984 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de noviembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
www.hallowen.com/relatos-terror/
NO HARE LA OÜIJA
Hace mucho tiempo, cuando estábamos en el colegio, uno de esos días en que te aburres y no sabes que hacer, a mis compañeras y a mi, nos dio por hablar de espíritus y demás cosas a la hora del recreo, hasta que se nos ocurrió quedar por la tarde para hacer la ouija, yo ya la había hecho anteriormente con resultados que no me agradaron mucho, esamisma tarde nos dirigimos a casa de Lidia, ella tenía un local donde haríamos la sesión, allí estábamos yo, Lidia, Irene, Elena y Rocío.
Hicimos una ouija de papel, cogimos un vaso de cristal e iniciamos la sesión. Yo era la que siempre hablaba, preguntábamos y nos contestaba, su nombre era Elena Padre, nos resultó gracioso que se llamase como una de nosotras, al principio todo muy bien. ElenaPadre, nos hablaba normal, nos ayudaba y nos decía cosas buenas que nos pasarían. Llegamos a estar tan enganchadas a la ouija que realizábamos sesiones todos los días para poder hablar con ella.
Un día tuvimos la ocurrencia de que se nos manifestase y nos dijo que se pondría justo al lado de uno de los sofás que habían en el local, todas fuimos a verlo, y así fue se veía como una nube borrosa enel lugar que nos indicó, Rocío quiso tocarla y sintió como pasaba por sus brazos un fuerte escalofrío y todas las que estábamos allí vimos como se le erizaban los pelos. Todas prosiguieron a tocarla menos yo. Después de ese día, Elena Padre me repetía una y otra vez que no había querido tocarla, llegó un punto que sentí miedo ante tal insistencia, a raíz de eso, una tarde de buenas a primeras medijo que nunca tendría hijos, desde ese día dejamos de hacer la ouija, pero nada volvería a ser igual.
Un día, estábamos las cinco en clase y de repente todas nosotras empezamos a sentir mucho frío, en pleno mes de junio, nos mareábamos a la vez, las cinco nos pusimos enfermas y a cuatro de nosotras las tuvieron que ingresar en el hospital, aún que a mí no me ingresaron.
Lo que más me ha dolido,es que a día de hoy, todas tienen uno o dos hijos y yo he tenido ya seis abortos naturales, al parecer ha tenido razón o quizá no le sentó bien que no la tocase. Lo único que se, es que de los seis abortos, dos los perdí estando de ocho meses y han sido un palo muy grande para mi. De una cosa estoy segura, y es que nunca más volveré a hacer ouija
 RISAS EN LAS SOMBRAS
Abrí los ojos. La penumbray el olor a putrefacción fue lo primero lo que percibí. Por un momento, no supe en donde me encontraba; pero lo recordé. La estúpida mazmorra en donde me habían encerrado a petición mía. La sed era insoportable. Las ratas iban de un lado a otro; esperando a que sus compañeras muriesen para saltarles encima para calmar su hambre de carne. Pero su sangre era lo que importaba. Ese fluido carmín tantentador y cálido; un verdadero placer. Un acto barbárico pero tan complacedor su fácil obtención. Un motín de caza magnífico y sublime.
- ¡No! Olvídalo piensa en otra cosa -me gritaba a mi misma. Desesperación. Angustia. Dolor.
- Olvídalo, olvídalo todo-. Pero no; su sabor, su calor.
¿Cuánto tiempo había dormido? ¿Hace cuánto no bebía una sola gota, sin desesperarme y matar a la primera cosaque se me acercara?. Debían de ser casi las 9:00 pm. QuÉ importaba; no saldría de ese lugar asqueroso aunque quisiera. No porque no pudiera hacer añicos los desvencijados barrotes, sino porque tenía que probar cuál era el verdadero alcance de mi voluntad y paciencia. Tal vez por la simple idea de estar atrapada pero saber como salir y sin embargo no hacerlo. Tal vez por esperar a que el confiadoprofesor Athur fuese a verme para “curarme de mi demencia”. Tal vez por hacerle la vida miserable a McGregor. La verdad era que no lo sabía con certeza. ¿Raro? Claro que no. Después de veinte años vagando sin rumbo y cuatro de aislamiento en una pocilga como aquella hace que la noción que tienes de lo que conoces cambie progresivamente; o simplemente tenga un sentido distinto; deja de tenerlo o no...
tracking img