El hombre en busca de sentido

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 33 (8045 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 18 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
1) Me impacto en sentido positivo que a pesar de todo, se conserve las ganas de vivir Yo no se si en una situación semejante podría seguir teniendo ganas de vivir. También en sentido positivo admire la determinación de Frankl de no pedirle al medico jefe que quite su numero de la lista de trasladados (pág. 81) y el no huir, quedándose al lado de los enfermos (pág. 84) En sentido negativo, meimpacto vivir en la lectura como la vida se vuelve primitiva y todo el esfuerzo del prisionero se concentraba en salvarse él y los suyos, como esto llevaba a un abandono total, la ausencia de sentimientos, de misericordia por los demás. “Todos nos sentíamos más muertos que vivos”.
Los pasajes que reflejan lo que me impacto negativa y positivamente, y los que más me llegaron al corazón fueron:* “Decidí despertar al pobre hombre, pero en el último instante me detuve, retiré rápidamente mi mano asustado por lo que iba a hacer. Comprendí con rapidez, de forma descarnada, que ningún sueño, por muy horrible que fuese, podría ser peor que nuestra actual realidad, una realidad a la que estuve a punto de cometer la crueldad de devolverlo”
* “Cuando la noche caía y los prisioneros – comorebaños – regresaban al campo desde sus lugares de trabajo, con frecuencia se escuchaba un respiro de alivio y un susurro: <<Menos mal, vivimos otro día más >>”

* … comenzábamos a observar como nuestros cuerpos se devoraban a sí mismos. El organismo digería sus propias proteínas y los músculos se consumían; el cuerpo se quedaba sin defensas. Uno tras otro morían los miembros denuestra pequeña comunidad del barracón. Éramos capases de calcular con estremecedora precisión, quien sería el próximo e, incluso, cuándo nos tocaría a nosotros. Tras repetidas observaciones, conocíamos los síntomas a la perfección, de ahí el certero acierto en nuestros pronósticos, que jamás solían fallar (…) a la vista de nuestros cuerpos desnudos, todos pensábamos más o menos lo mismo: estecuerpo, mi cuerpo, es ya un cadáver. ¿Qué ha sido de mí? No soy más que una pequeña parte de una enorme masa de carne humana…, de una masa encerrada tras la alambrada de espino, hacinada en unos cuantos barracones de adobe. En una masa en la que día a día se desprende una porción, podrida, porque ya se le agoto la vida ”
* “Mi mente todavía se aferraba a la imagen de mi mujer. De pronto measalto una inquietud: no sabía si aún vivía. Sin embargo, ahora estaba convencido de una cosa, algo que había aprendido demasiado bien: el amor trasciende la persona física del ser amado y encuentra su sentido más profundo en el ser espiritual del otro, en su yo íntimo. Que esté o no presente esa persona, que continúe viva o no, de algún modo pierde importancia (…) nada podía afectar la fuerza de miamor, de mis pensamientos o la mirada amorosa de su figura espiritualizada.”
*
* “Los cadáveres tendidos a mi alrededor, hormigueantes de piojos, no me perturbaban lo más mínimo. Tan sólo me despertaban de mis ensueños las inquietantes pisadas de los guardias de patrulla por el contorno del campo…”

* “<< He dicho en la oficina que todavía se puede borrar tú nombre de la lista.Tienes tiempo hasta las diez.>>. Le contesté amigablemente que este tipo de comportamiento no iba con migo. Yo había aprendido a dejar que el destino siguiera su curso. <<Prefiero quedarme con mis amigos>> Le contesté. En sus ojos se asomó una mirada de piedad, como si comprendiera…estrecho mi mano en silencio, a modo de adiós, no para la vida, sino desde la vida.Despaciosamente regresé a mi barracón dónde aún me esperaba un buen amigo:
<< De verdad quieres irte con ellos?>> Me pregunto compungido. <<Si, voy a ir>>
Se le saltaron las lágrimas e intenté consolarle. En su triste compañía exprese mi última voluntad: <<Otto, escucha, si acaso no regreso a casa junto a mi mujer y tú la vuelves a ver, dile que yo hablaba de ella todos los...
tracking img