El hombre en busca del sentido

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3875 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 13 de septiembre de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El hombre en busca del sentido, es un texto que no sólo narra la historia íntima de un campo de concentración, sino que pretende arrojar luz sobre la incidencia de dicho campo en la vida diaria y, sobre todo en la mente del prisionero medio. La intención del relato en sí, es encontrar el verdadero sentido (si éste existe) de aquella experiencia atroz; es decir se trata de explicar aquellasexperiencias a la luz de los actuales conocimientos, y a los que nunca estuvieron dentro, poder ayudarlos a aprender y sobre todo a entender la nueva actitud frente a la vida. El autor dice que es a la 2ª Guerra Mundial a quien se debe el haber enriquecido los conocimientos sobre la psicopatología de las masas, al regalarles la guerra de nervios y la vivencia única e inolvidable de los campos deconcentración. El narrador es un psicólogo que fue prisionero en el campo de Auschwitz durante la 2ª Guerra Mundial, el cual comienza su relato diciendo: “ sólo aquellos prisioneros que tras varios años de dar tumbos de campo en campo, que habían perdido todos sus escrúpulos en la lucha por su existencia; los más dispuestos a recurrir a cualquier medio fuera honesto o no, incluyendo la fuerza bruta, elrobo, la traición o lo que fuera, eran los que se mantenían vivos”.

Dentro de esta terrible experiencia, se pueden enmarcar varias reacciones psicológicas las cuales se pueden agrupar en 3 fases. Durante la primera fase arguye el autor “borre de mi conciencia todo vestigio de mi vida anterior, absolutamente todo lo que tenía se lo llevaron, literalmente hablando, lo único que poseía era míexistencia desnuda, tuvieron que despojarnos de todo nexo que pudiera recordarnos nuestra existencia anterior. Las ilusiones que algunos conservábamos las fuimos perdiendo una a una, hasta que supimos que “nada” teníamos que perder como no fueran nuestras vidas tan ridículamente desnudas. Además, los médicos fuimos los primeros en aprender que los libros de texto mienten. En alguna parte se dijo: sino duerme un determinado número de horas, el hombre no puede vivir, o no se puede vivir sin aquello. ¡Mentira! El hombre es un ser que puede ser utilizado para cualquier cosa, pero no os preguntéis cómo”.

En la primera fase del shock el prisionero de Auschwitz no temía a la muerte, ya que pasados los primeros días incluso, las cámaras de gas perdían para él todo su horror; al fin y al cabo, leahorraban el acto de suicidarse. Del mismo modo, se presentaba una reacción psicológica adversa, el prisionero perdía la volunta de vivir, su esperanza, simple y sencillamente se entregaba, no se levantaba de la cama o caía enfermo, se dejaba morir. Se sabía de antemano que una vez perdida la fe en el futuro o la esperanza (su sostén espiritual) , rara vez se recobraba.

Entre este contraste dereacciones psicológicas, el prisionero pasaba de la primera a la segunda fase, una fase de apatía relativa en la que llegaba a una especie de muerte emocional. El prisionero que se encontraba ya en la segunda fase de sus reacciones psicológicas, no apartaba ya la vista de las escenas de tortura y abuso por parte de los capos del campo de concentración, al llegar a ese punto, sus sentimientos sehabían embotado y contemplaba impasible tales escenas. En palabras de nuestro autor: “asco, piedad y horror eran emociones que nuestro espectador no podía sentir ya. Los que sufrían, los enfermos, los agonizantes y los muertos eran cosas tan comunes para él tras unas pocas semanas en el campo que no le conmovían en lo absoluto”.

La apatía, el adormecimiento de las emociones y el sentimiento de quea uno no le importaría ya nunca nada eran los síntomas que se manifestaban en la segunda etapa de las reacciones del prisionero y lo que, eventualmente le hacían insensible a los golpes diarios, casi continuos. Y gracias a ésta insensibilidad, el prisionero se rodeaba enseguida de un caparazón protector muy necesario ya que los golpes se producían a la mínima provocación y algunas veces sin...
tracking img