El hombre moderno

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 9 (2042 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 2 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
DAVID FERNANDO QUIREZA FAJARDO

El inmanentismo

El hombre moderno es esencialmente inmanentista.
La inmanencia es la actitud del hombre que vive en la tierra como si fuera esta su patria definitiva. Inmanencia viene del latín “in manere”, permanecer en. Es lo contrario al trascendentalismo, que es la disposición de ir más allá.
El principio de inmanencia impregna los distintos camposdel saber y del actuar. Esto se ve claramente en el campo de la filosofía moderna, principalmente en el idealismo alemán. Cuyo punto de partida es el cogito subjetivo. Esto lleva al hombre a cerrarse a sí mismo y su pensamiento se vulva activo y creador. En adelante el hombre es el punto de partida y de llegada. Este principio inmanentista trata de meterse en la teología. Dice Caturelli que elmétodo inmanentista conduce al ateismo.
Este prescindir de Dios, tanto en la filosofía como en la teología encuentra sus
últimas resonancias en el orden temporal.
La concepción inmanentista rige en el liberalismo y el marxismo. En el campo del pensar político, dos autores han ejercido un influjo considerable en nuestro tiempo: Antonio Gramsci, en el que su pensamiento se funda sobre trespresupuestos filosóficos: el materialismo, el historicismo y el inmanentismo, el cual, es para Gramsci, el telón de fondo de todo el edificio marxista. Y el otro autor es Francis Fukuyama, el cual se atreve a afirmar que ha llegado el fin de la historia y el consiguiente estado de felicidad en la tierra. Este es el proyecto del Nuevo Orden Mundial: el paraíso en la tierra de Mark, que no se realizó en laUnión Soviética, se cumplirá gracias al liberalismo. Pero para ello, dice Fukuyama, hay que dejar de lado la religión o salvo que se diga que no propaga la verdad, sino una verdad. Habrá que prescindir del catolicismo porque propaga la trascendencia y postula la felicidad más allá de la tierra.
Ya esto lo había predicho San Agustín en De Civitate Dei: la Ciudad de Dios se caracteriza por elprimado de Dios y la subordinación del hombre; la Ciudad del mundo, afirma el primado del hombre y la subordinación de Dios. Hay que elegir: o amar a Dios o amar al hombre.
El hombre inmanente que ha perdido la esperanza y, por lo tanto, pasa
constantemente de la presunción a la desesperación.
Que el hombre pueda alcanzar la felicidad es una falacia. El hombre tiene alas de águila, no de gallina.Pero eso siempre le será necesario dejar abierta la puerta a la trascendencia.

La pérdida del sentido de la existencia

La autorrealización es imposible cuando el hombre pierde el sentido de su existencia. Si la vida no tiene sentido no se puede ir sino a la deriva. Dice Heidegger que aun cuando el hombre tuviese en sus manos el control de todo, siempre quedará en pie a la preguntafundamental: “¿para qué?”. Porque lo propio del hombre es saberse orientado a algo, ello da el sentido a la vida. Y esto no es algo que el hombre elige. Y solo es responsable y libre el hombre que da respuesta a dicha vocación. El hombre moderno ha perdido la brújula. A medida que el hombre fue adquiriendo más dominio de la técnica se ha ido vaciando existencialmente. Heidegger, de que “ninguna época haacumulado sobre el hombre conocimientos tan numerosos y tan diversos como la nuestra, pero también ninguna época ha sabido menos lo que es el hombre.” El hombre se encuentra poco menos que sofocado por tantas comodidades, olvidando las cosas esenciales.
“Todo se traduce en intereses que no debemos descuidar; todo se reduce a una lucha por poseer bienes materiales, pero una voz de dentro nos diceque hemos perdido algo puro, sublime y frágil. Hemos perdido de vista la finalidad. Admitámoslo, aunque sea murmurando palabras que solo nosotros podamos oír: en este vértigo de nuestra vida a la velocidad de relámpagos, ¿para qué estamos viviendo?” (Solzhenitsyn)
El hombre no sabe ya quien es ni a donde va, camina en la oscuridad de la noche
metafísica.
Einstein dice que el que...
tracking img