El hombre que calculaba

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 8 (1799 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
Capítulo VIII
Después de recibir el turbante placenteramente, Beremiz y el bagdalí caminaban idolatrandolo, pero el calculista manifesto que el turbante tenía una falla geométrica, mientras caminaban por la extensa y polvorienta carretera del Zoco de los Mercaderes al Puente de la Victoria y se encontraron frente a la hostería de las Siete Penas, y haciendo referencia al nombre Beremiz lecontaba al bagdalí que siete era un número sagrado y que hay numerosas vinculaciones entre elementos cuyo total es siete.
Siete las puertas del infierno, siete los días de la semana, siete los sabios de Grecia, siete los ciclos que cubren el mundo, siete los planetas, siete las maravillas del mundo.
Pasando frente a esta hostería encontraron a Salem que los llamaba para mostrarles otro problema ycontándoles les dijo que tres aminos suyos habían recibido como pago 21 vasijas, 7llenas, 7 medianas y 7 vacías de vino y querían repartirse las vasijas con la misma cantidad de vino, el les dijo que la respuesta era fácil, por lo que Beremíz les dijo que al primero le correspondería, 3vasijas llenas, 1 mediana y 3 vacías, recibiendo así un total de 7 vasijas, el segundo recibirá 2vasijas llenas, 3medianas y 2 vacías, con un total de 7 vasijas, al tercero 2 vasijas llenas, 3medianas y 2 vacías, su respuesta fue aceptada con agrado, mientras pedían la cuenta de lo consumido el jeque Nasair deseaba cancelar la cuenta y después de un rato decidieron que pagarían los tres damascenos que lo habían invitado la cuenta era de 30, pero al hacer el pago resultó que el dueño se había equivocado y lesdevolvió 5 dinares, pero ellos decidieron dejarle dos de propina al mesero, por lo que al hacer la cuentas ellos realmente habían pagado 9 dinares cada uno haciendo un total de 27 y dos que le habían dejado de propina daban 29 y hacía falta 1 dinar, para lo cual Beremiz explicó que cada uno había pagado 9 lo cual daba un total de 27 de los cuales 25habías sido para el Tripolitano 3 de vuelto y 2de propina, lo que fue aceptado gustosamente.

Capítulo IX
 
El último día del Moharra, llegó a buscarles Lezid-Abul-Hamid, amigo del confidente del Califa. Para pedirle que le ensañara matemática a su hija que se llamaba Telassim, ya que un mago les había dicho que pasados los 18 años, su hija iba a ser amenazada por desdichas en su vida, pero que lo que podría detener eso era que ellaaprendiera matemática y el padre quería ayudarla lo más ligero posible ya que tenía 17 años, pero la condición era que ella aprendería matemática a través de un manto espero y con la cara bien tapada pues nadie extraño a la familia de ellos la había visto, Beremiz aceptó.

Capítulo X
Consiguieron llegar al palacio de Lezid-Abul-Hamid, caminando se encontraron con su primo , Tara-Tir quien lo puso acontar una pajarera, a lo que Beremiz les pidió que soltaran a 3 pájaros de allí y procedió a dar la respuesta 496 lo que era correcto pues Lezid tenía medio millas de pájaros pero había soltado 3 y había enviado 1 a Mosul, explicando también que el número 496 es un número perfecto, al escuchar esto el primo Tara-Tir se retiró enfadado porque sí paso la prueba, continuaron hablando y Lezid le pidiódisculpas por la actitud de su primo pero Beremiz le dijo que no tenía ningún resentimiento pues con la actitud de Tara-Tirhabía practicado nueve actos de caridad, los cuales habían sido soltando a los tres pájaros,
Cada uno tenía tres actos caritativos, uno para con el ave que habría recobrado su libertad, otro con su propia conciencia y otro hacia Dios, para lo cual Lezid comprendió que sisoltaba a sus 496 aves estaría haciendo mil cuatrocientos ochenta y ocho actos de elevaba caridad, para lo que Lezid pidió que soltaran a los pájaros, de pronto empezaron a oír el canto de una dulce voz y era la voz de su hija Telassim.

Capítulo XI
Se encontraban Beremiz y el bagdalí junto con Lezid en la habitación donde estaba Telassim, había un velo rojo de terciopelo que colgaba desde el...
tracking img