El hombre que soñaba

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1348 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 20 de febrero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El Hombre Que Soñaba…

Había una vez, un hombre modesto y visionario llamado Ulises que soñaba con cambiar la ideología de las personas y el estado que regía en su país. Ulises asiduamente trataba de seducir a las personas para que no se extraviaran de la política ya que éste factor es el encargado de decidir el futuro de las personas, por ende el consideraba sustancial saber sobre laactualidad de su país ya que no podía soportar la superficialidad de los medios de comunicación que en su entorno era abundante, con una gran afluencia las personas alentaban el borreguismo de la sociedad, pernicioso para todos y especialmente Ulises se sentía afligido cada día más porque veía que el objetivo de los poderosos se volvía realidad.

El hombre desolado hace una tertulia con sus amigos paradebatir sobre el futuro de su país, lo cual deciden que deben protestar y hacer una rebelión pero sin perder la esencia de la palabra hablada. Ulises se niega a participar en esa rebelión ya que teme que los emisores van a reaccionar de manera impetuosa o fascista, pero ellos decidieron ir ya que sin riesgos la vida deja de ser vida. Ulises trató de convencer pero no lo logro porque ellos estabanconvencidos de ir representar el espectro político izquierda que ellos tanto coadyuvaron con sus apologías cuyos jefes del partido agradecieron tanto la colaboración de ellos pero la misión radicaba en convencer esa derecha capitalista que ellos tanto se oponen y discrepan en su manera de politiquear, consideran que la derecha es fomentar la avaricia y derrocar completamente la democracia; sugrupo de amigos se dirigen hacia el palacio de la “justicia” en donde supuestamente iban a procurar a conceder argumentos para que ellos cambiaran su forma de gobernar el país.
Pasaron los días y Ulises desconcertado y preocupado solicita noticias de ellos y nadie responde a su petición, él preocupado se dirige hacia el palacio, toca el timbre y no responde nadie ni siquiera una alusión demovimiento se escuchaba, esto le parecía raro a Ulises ya que ese palacio en donde citaron sus amigos era la casa principal de los aristócratas y soberanos. Sigue su búsqueda en donde acude hacia las autoridades pero estos apáticos e indiferentes responden con unos movimientos aludiendo un no.
Ulises resignado asegura que fue el mismo gobierno que acometieron ese delito, el lo denuncia a las autoridadespero ellos responden embravecidos diciéndole que era una locura lo que estaba diciendo, parecían baluartes o no se si títeres se podría decir la manera en que contestaban, Ulises audazmente se disculpa ante ellos y admite el error que acaba de hacer, las autoridades lo perdonan y lo deja ir. Ulises no lo podía creer como se había salvado de semejante mortandad, le daba gracias a su sagacidad y suintuición ya que el presentía que esa reunión con esos corruptos no iba ser para nada bueno, Ulises sigue afligido y atónito al ver que nadie hace nada y se hacen de la vista gorda, al caminar solitario y con los ojos aguados, un hombre de características peculiares se acerca a el y se presenta como un representante del espectro político izquierda, Ulises no le cree, y el hombre para convencerlo ledice “yo se que pasó con esos muchachos” Ulises pasmado con la voz pesada de llorar y de los nervios que sentía con este hombre le pregunta “como sabes eso” el hombre responde diciéndole que lo tiene que acompañar para responderle, Ulises casi doblegado responde con una afirmación. Los dos se dirigen hacia un lugar espantoso, era un río situado en lo más recóndito en donde miles de personasmuertas se encontraban, todos eran miembros de grupos democráticos, Ulises pasaba de sentimiento tristeza hacia la ira, el hombre trata de calmarlo pero no puede, Ulises desesperado pega un grito “nefastos!” los hombres que hicieron esto pero tarde o temprano tendrán que pagar por estos delitos de lesa humanidad, el hombre le hace una proposición solemne: “ven conmigo a construir un grupo insurgente...
tracking img