El humor en la narrativa latinoamericana

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3764 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 11 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
UNIVERSIDAD NACIONAL DE ROSARIO

FACULTAD DE HUMANIDADES Y LETRAS

SEDE REGIONAL: MAR DEL PLATA

SEMINARIO:

LITERATURA LATINOAMERICANA

A CARGO DE LA DRA AYMARÁ DE LLANO

TRABAJO PRÁCTICO DE HUGO BARÁN
DNI : 10.469.480

“EL HUMOR EN TRES NARRADORES LATINOAMERICANOS DEL SIGLO XX”

MAR DEL PLATA-2010

Alrededor de un cuarto de siglo atrás, el escritor chileno Jorge Edwards volcóen un artículo publicado en el diario madrileño EL PAÍS, su pensamiento acerca del humor del escritor latinoamericano. Decía lo siguiente: “A primera vista, el humor latinoamericano sería escaso. A nadie se le ocurriría decir que América, o, por lo menos, eso que ahora llaman América Latina, es un continente de humoristas. Somos, al menos en apariencia, un mundo de gente ampulosa, retórica,declamatoria, violenta, susceptible, huachafa o cursi. El humor supone reflexión, madurez, no tomarse demasiado en serio, y nosotros, de acuerdo con nuestra imagen de marca, somos gente que se toma en serio en forma extrema. El europeo nos mira como seres de bigotito, tez morena, actitudes machistas, orgullosos desmedidos, que pueden llevarnos a sacar pistola y descerrajarle dos tiros al que se permitagastarnos una broma. Desde luego, el europeo no ve muchos matices entre los diferentes habitantes de América. Un mexicano, un brasileño, un nicaragüense, un peruano, un chileno son más o menos la misma cosa.Algunas literaturas latinoamericanas corresponden perfectamente a esta visión. Sospecho que son comprendidas y aplaudidas en Europa con más facilidad.” Para entonces, nuestro subcontinentevenía de desperezarse de un largo período de gobiernos dictatoriales, sólo interrumpidos por etapas breves de gobiernos surgidos del voto, débiles y condicionados. El mundo aún veía firme el muro de Berlín, y casi ni sospechaba que lo que daría en llamarse globalización de la economía le brindaría oxígeno extra al sistema capitalista. Claro, con su inevitable secuela de países ricos y países pobres.Lo cierto es que muchos intelectuales, al compás de las aperturas democráticas de nuestros países de la región, volvían de su exilio forzoso o autoimpuesto a pisar tierra firme en América Latina. Entre éstos, se encontraba Julio Cortázar, ya avanzada su enfermedad terminal, quien fuera ignorado por el presidente Alfonsín en su visita a nuestra patria, y quien a propósito de los humores delrioplatense había sentenciado un tiempo atrás: “En América Latina el que se define como escritor es un tipo que automáticamente se pone muy serio. Y aparece una literatura de la seriedad. Les reprocho a los latinoamericanos, en general, y a los argentinos, en especial, una considerable falta de humor”. *

¿Pero esto es tanto así? ¿Habrá un lastre aristotélico que hace que nuestros escritores sigancreyendo que el drama, lo trágico, la muerte son razones para la consagración literaria en sus variopintas manifestaciones, mientras que la risa, las situaciones hilarantes, las chanzas pueden denostar las cualidades de quien las ostenta en el papel? Por una parte, si bien en su comienzos la comedia estaba reservada para la gente común, en oposición a la tragedia, Cicerón, al asignarle un podercatárquico y pacificador, la rescató de su carácter vulgar. Por otra parte, a riesgo de poner marbetes a distinguidos y consagrados escritores en su afinidad con vertientes distintas del humor, podríamos hablar del humor sensual de García Márquez, del humor cotidiano de Cabrera Infante, del humor irónico en Borges, del humor ácido de Vargas Vila, del humor tierno en Benedetti, etc.

* Citado porAlfredo Bryce Echenique en el VI Encuentro de Escritores Iberoamericanos, Cochabamba, 2010.

El Diccionario Espasa Calpe, edición 2005, define al humorismo como una manera de enjuiciar. Y esto, si lo empalmamos con la acepción principal asignada a la palabra humor, la de uno de los líquidos que recorren nuestro cuerpo, podríamos aseverar que su grado de penetración puede tener un filo tan...
tracking img