El imperialismo en la primera guerra mundial

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 17 (4149 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 6 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
|
Historia Contemporánea |
El Imperialismo en la primera Guerra Mundial |
|
|
|

|

La era del imperialismo que se extendió desde el año 1880 hasta la Primera Guerra Mundial, por toda una generación. En este periodo los europeos, en una explosión final, completaron su dominación sobre el resto de mundo a través de la posesión colonial directa en el caso de África y elPacifico, e indirectamente en Asia y el Cercano Oriente, a través de presiones económicas y diplomáticas. Al dar una mirada retrospectiva, lo que mas sorprende es lo reciente de lo que había ocurrido y el corto lapso que siguió hasta el movimiento actual de liberación colonial.
Con el Japón que se modernizaba rápidamente y la India firme en manos de los británicos, el Imperio Otomano y Chinapermanecían como los objetivos mas apetecidos para la explotación europea. En ambas áreas, las Grandes Potencias habían arrebatado, de manos de emperadores débiles y perplejos, concesiones económicas y privilegios extraterritoriales que cercenaron drásticamente de la soberanía de los gobernantes. Pero, al menos, nominalmente, los dos grandes imperios del Cercano y Lejano Oriente permanecieronindependientes. En África tales finuras diplomáticas eran superfluas: los europeos dividían vastas franjas de territorio entre ellos, ya sea como colonias o como “protectorados” en los cuales se dejaba al gobernante local una vaga autoridad. Principales dominadores eran Gran Bretaña y Francia. Los británicos dominaban el Sur y el Este, los franceses el Norte y el Oeste, incluyendo casi todo eldesierto de Sahara. Los alemanes e italianos, retrasados en la repartición colonial, tocaron tierras relativamente improductivas, mientras que los belgas, favorecidos por la astucia de su rey y su habilidad en los negocios, adquirieron las enormes riquezas potenciales del Congo.
Hacia 1902, cuando los colonizadores blancos de las repúblicas Boer sucumbieron ante la fuerza arrolladora del ImperioBritánico, solo cuatro áreas en toda el África permanecieron independientes, aunque fuese solo desde el punto de vista técnico: en el lejano noroeste, Marruecos el país de habla araba que los franceses ya codiciaban para sí; Egipto, también árabe, que estaba “ocupada” y dominada por los británicos; el imperio montañés de Etiopia hacia el este, que había expulsado a los italianos en 1896 y,finalmente, Liberia, la pequeña república de la costa oeste, cuya independencia estaba supervigilada por intereses americanos relacionados con la industria del caucho.
En cuanto a lo que interesaba a los europeos, en forma interna, tres aspectos de esta nueva ola de actividad imperialista parecen ser de decisiva importancia para el futuro. Primero: como Lenin, entre otros, iba a recalcar, lascolonias ayudaban a mantener la nata de la economía europea; ellas contribuían en gran parte a un nivel de vida que Europa no podrá haber logrado por sí sola. Segundo: el gobierno colonial era un reproche permanente a las manifestaciones democráticas de los europeos; por mucho que se empeñasen, las potencias coloniales no podían hacer concordar la ideología radical reinante con su dominio sobre lospueblos de la raza negra.
El problema era, por supuesto, más agudo para Francia y Gran Bretaña, por ser estos los principales estados coloniales y las naciones de ideas más democráticas en toda Europa. Ambos hacían valientes esfuerzos para encontrar un plan de conciliación, y ambos fracasaron. La formula británica de un dominio con gobierno autónomo resulto en Canadá y Australia, en dondelos blancos pronto excedieron el numero de aborígenes. Pero cuando en 1910 fue aplicado a Sudáfrica, los resultados fueron mucho menos satisfactorios, aunque debería pasar otra generación antes que esto fuese reconocido por todos. Porque en Sudáfrica, como en el resto del continente al sur del Sahara, los negros ganaban lejos en número a los blancos, y no había ninguna posibilidad previsible, de...
tracking img