El impetu

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (621 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 18 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
FUERZA, ÍMPETU Y OTROS ERRORES CONCEPTUALES DEL MINISTERIO EN EL CURRÍCULO DE CIENCIAS

Jesús Ruiz Felipe. Profesor de Física



En el Real Decreto 3473/2000, de 29 de diciembre seestablecen las enseñanzas mínimas correspondientes a la educación secundaria obligatoria. En segundo curso de ciencias de la naturaleza podemos leer:

I. Materia y energía

1.
2. Los cambios deposición en los sistemas materiales. Representación gráfica de movimientos sencillos. Las fuerzas como causa del movimiento y la deformación. Masa y peso de los cuerpos. Energía mecánica.

La preguntade por qué se mueven los cuerpos se empezó a responder en el siglo cuarto antes de Cristo. Aristóteles sostenía que para que para un cuerpo abandone su lugar natural es necesario que sobre él actúe unmotor. Movimiento violento le llamó. Pensaba además, que todo movimiento de la naturaleza tenía un propósito: los cuerpos, animados o inanimados se movían hacia su lugar natural. La piedra caerá alsuelo y el caballo trotará a su establo porque ese es su sitio. Sigamos con el caballo. Si éste arrastra una carga y deja de tirar, el movimiento cesa, porque el estado natural es el reposo. La idea esmuy intuitiva, y si se le ocurrió a un tipo tan inteligente como Aristóteles la cosa no es ninguna tontería. Los efectos de las ideas aristotélicas, perduran hasta nuestros días. Sin ningún tipo deinstrucción (o lo que es peor, con instrucción) un alumno de Física piensa que si hay movimiento hay fuerza (en la misma dirección y sentido, por supuesto), hay un motor que hace que el cuerpo semueva.

Qué ocurre, sin embargo si le pego una patada a un balón. El balón se mueve y yo no ando detrás empujándolo. Aristóteles suponía que es el medio el que debe desempeñar la función de motor, algoasí como que el aire se comprime delante del balón y después empuja situándose en la parte de detrás.

Fue en el siglo XIV cuando Juan Buridan superó los viejos prejuicios de Aristóteles. El aire...
tracking img