El inventor de mamas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 45 (11165 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de agosto de 2012
Leer documento completo
Vista previa del texto
1

2

Antes casi todo se hacía en casa. Me refiero a cuando mis abuelos eran tan jóvenes como tú. Cada familia se hacía su pan, sembraba sus patatas, fabricaba su ropa. ;Y hasta se construian ellos mismos sus casas! Entonces llegó el Progreso. El Progreso es una cosa que tiene muchas profesiones y máquinas. Y cuando hay Progreso, el pan sólo lo hacen los panaderos, las patatas sólo lassiembran los agricultores, la ropa sólo la hacen las fábricas y las casas sólo las pueden levantar las, grúas. El Progreso necesita también muchas máquinas. Cada vez más máquinas. Todo tipo de máquinas. Máquinas de coser la ropa, máquinas de hacer pan, máquinas de construir grúas... Un día que no tenía nada que hacer me puse a pensar en todo esto. En que cada vez hay más máquinas que saben hacer cada„vez más cosas. Y cosas cada vez más difíciles. Fíjate en las calculadoras: hacen operaciones dificilísimas y ni siquiera tienen que contar con los dedos, como yo.

Total, que empecé a imaginarme máquinas nuevas Máquinas que aún no están inventadas, pero, a lo 3

mejor, cualquier día va y las inventa alguien. Imaginé una máquina para dar la merienda por la tarde. Una máquina de hacer reír paraque descansen los payasos. Una máquina que jugara con tus juguetes,. para que tú pudieras jugar a otra cosa. ¡O una máquina que fuera capaz de fabricar mamás ¿Te imaginas una enorme fábrica donde se hicieran mamás como si fueran coches? Mamás de las de verdad, no de juguete. ¿Nos gustarían esas mamás fabricadas y compradas? Si tienes tiempo, lee la historia que viene tras esta página. Y sabrás loque le pasó a Carlitos cuando conoció a un inventor de mamás. Verás qué divertido.

4

DON CARLOS GUSTAVO (O SEA, CARLITOS) CARLITOS vive en una casa inmensa. Bueno, más que una casa, parece un palacio. Tiene ochenta habitaciones y catorce baños. Él, para divertirse, usa un baño cada día. Alrededor de la casa hay un jardín tan grande como un bosque. Cada vez que juega al escondite con algúncriado, si Carlitos quisiera no sería descubierto ni en un año. Lo que pasa es que estar oculto un año, o tan solo un mes, es una cosa terriblemente aburrida. Dentro de la casa nunca hay menos de cuarenta criados. Y todos están a las órdenes de Carlitos. O sea, que cuando él dice; —Quiero una chocolatina! ¡Hala!, se presentan cuarenta criados llevando cada uno una bandeja de plata. Y en la bandeja,un montón de chocolatinas de todos los sabores, colores y tamaños. —Qué chocolatina desea don Carlos Gustavo?— preguntan los criados con mucha reverencia. Y don Carlos Gustavo, o sea Carlif os, en vez de alegrarse y elegir las chocolatinas que prefiera, va y pone cara de berrinche. un lío! —protesta—. Si pido una chocolatina, ¿por qué tenéis que traerme mil quinientas? 5

Se cruza de brazos yno come ni una. Otras veces dice Carlitos: —Quiero una bici de carreras. Y, ¡hala!, se presentan los cuarenta criados con otras tantas bicicletas. —Cuál quiere, don Carlos Gustavo? —le preguntan con la seriedad de costumbre. Y don Carlos Gustavo, o sea Carlitos, coge y les saca la lengua. —Las quiero todas! Después resulta que no corre con ninguna. Se le pasa el día en decidir cuál de todas es másrápida y se va a la cama sin saberlo. Igual le ocurre en otras cosas. Y así, pudiendo ser el chico más feliz del mundo, se siente en realidad muy desdichado y suele tener los ojos tristes. Su padre, aunque lo vea en ese plan enfadado y protestón, no se preocupa mucho. —Lo que pasa es que Carlitos está mal acostumbrado —suele decir—. ¡Por algo es el hijo único de don Olegario Barrús! Y se acariciacon orgullo la barriga. No es para menos. El papá de Carlitos, efectivamente, es don Olegario Barrús y Barrús, presidente del poderoso grupo de empresas Barrús S.A. Más de cien fábricas a lo largo y ancho del país 6

son suyas. Y dicen los entendidos que tiene tanto dinero que podría comprar la luna si algún día la ponen a la venta.

Lo único que no puede comprar don Olegario ES tiempo....
tracking img