El juicio politico

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 55 (13706 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El juicio político y la responsabilidad patrimonial del Estado en el ordenamiento mexicano
Héctor Fix-Zamudio

SUMARIO. I. Introducción. II. El juicio político. Antecedentes históricos. III. El juicio político en la actualidad. III. Perspectivas de la responsabilidad política en México. IV. Nacimiento y desarrollo de la responsabilidad patrimonial del Estado. V. La reforma constitucional delaño 2002. VI. Futuro de la responsabilidad patrimonial del Estado en el derecho mexicano.

I. INTRODUCCIÓN 1. Aun cuando el juicio político en sentido propio, es decir, el enjuiciamiento por los organismos legislativos a los altos funcionarios titulares de los órganos del poder público tanto, en el orden federal como en las entidades federativas, para destituirlos, inhabilitarlos, si procede, parael ejercicio posterior de las funciones públicas y en su caso someterlos, si las infracciones respectivas están tipificadas en los respectivos códigos penales, a los tribunales ordinarios, no ha tenido aplicación en el ordenamiento mexicano, pero con motivo del pluralismo que actualmente impera en nuestro país, se ha reavivado el interés de la doctrina e inclusive de los legisladores en elestudio de esta institución, que no obstante su procedencia en casos excepcionales en otros ordenamientos de Latinoamérica, podría tener efectividad en México. Por otra parte, se advierte un abuso reciente de las instancias de promoción de este instrumento, aun cuando esperemos que llegue un momento de cordura para que las acusaciones se presenten con elementos de convicción a efecto de que se puedantramitar en las cámaras respectivas. 2. El hecho de que el juicio político de los altos funcionarios no hubiese tenido aplicación práctica, no obstante momentos políticos difíciles durante los cuales se han utilizado otros instrumentos, no siempre idóneos, para destituir e inhabilitar a los titulares de los órganos del poder público, especialmente en las Entidades Fede99

100 •

HéctorFix-Zamudio

rativas, ha determinado que la legislación reglamentaria de los artículos 111 original y actual 110 de la Carta Federal y sus equivalentes en las Constituciones locales, adolezca de numerosos defectos e imprecisiones que es necesario superar. Este es el objeto de este breve estudio, en el cual también abordamos la reciente reforma constitucional al artículo 113 de la propia ConstituciónFederal publicada el 14 de junio de 2002, que introdujo la responsabilidad patrimonial objetiva y directa del Estado por los daños que, con motivo de su actividad administrativa irregular, cause en los bienes y derechos de los particulares. Dicha modificación constitucional debería entrar en vigor conjuntamente con su ley reglamentaria el primero de enero de 2004, pero como esta última no se haexpedido, como muchas otras que deberían haberlo sido, se ha quedado sin posibilidad de aplicación efectiva. El citado juicio político y la responsabilidad patrimonial son dos instrumentos distintos pero paralelos, y por este motivo ambos están situados en el Título Cuarto de nuestra Ley Fundamental, que lleva el título actual de De las responsabilidades de los servidores públicos y patrimonial delEstado. 3. Ambas instituciones son de gran importancia para la defensa del orden constitucional, así como para la tutela de los derechos de los gobernados que han sido vulnerados impunemente por muchos años, ya que el juicio político ha sido un instrumento puramente teórico, y la responsabilidad patrimonial era prácticamente inexistente hasta la esencial reforma de 2002 al citado artículo 113constitucional. Por este motivo, resulta conveniente e inclusive necesario analizar ambos mecanismos con el objeto de que tengan aplicación efectiva, lo que es posible en la actualidad debido a la evolución política iniciada en diciembre de 1977 a iniciativa del ilustre intelectual y político mexicano Jesús Reyes Heroles y que culminó con la esencial reforma electoral de 1996, la cual es necesario...
tracking img