El labrador y sus hijos

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (478 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 26 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
El labrador y sus hijos
Hubo una vez un viejo labrador que tenía dos hijos, Juan y Miguel. Un día el anciano, sintiéndose ya muy cansado de trabajar, llegó a su casa y llamó a los dos muchachos. Lesdijo:

-Estoy muy viejo y debo retirarme a descansar. Esta tierra fue de mi tatarabuelo y después de mi bisabuelo. Cuando él murió, la recibió mi abuelo, y después mi padre. Ahora es mía, pero yano puedo trabajarla. Así que, en adelante, ustedes serán los dueños de la tierra, y todo lo que hay en ella les pertenecerá.

Y agregó con voz grave:

-Quiero decirles un secreto; en algún lugarhay un tesoro escondido. No sé dónde se encuentra, pero con un poco de trabajo lo hallarán.

-Nunca antes nos habías hablado de eso -dijo Miguel, sorprendido.

-Esperaba este momento. Ahora lesdirá lo que deben hacer. Cuando terminen de cosechar el trigo, el lino y el maíz que se ha sembrado este año, caven, registren, remuevan la tierra... y No dejen ni un pedacito sin remover y de seguroencontrarán el tesoro enterrado!

Los dos hijos esperaron hasta la cosecha. Cuando los campos estuvieron maduros, comenzó la siega y trabajaron más que nunca para terminar de una vez y buscar eltesoro.

Cuando acabaron, Juan, lleno de entusiasmo, el propuso a Miguel:

-Repartiremos el trabajo: tu removerás el campo de trigo y el de girasol y yo el de lino y el de maíz.

El otroaceptó e inmediatamente se pusieron a cavar. Trabajaron todos los días de muchos meses con gran entusiasmo. A cada golpe de azadón les parecía que aparecería el tesoro y así siguieron removiendo la tierra.Cuando les faltaba poquito para terminar y aún no habían encontrado nada,

Miguel dijo:

- y Que te parece si, ya que tenemos el campo tan removido, sembramos un poco? Así, mientras seguimosbuscando, crecerá el trigo. Y podremos sembrar también lino, maíz, girasol... y De todo!

-Me parece muy bien - contestó Juan.

Y mientras uno sembraba, el otro seguía removiendo, hasta que no...
tracking img