El largo camino hacia la democracia. uruguay

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 38 (9261 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 19 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
El largo camino hacia la democracia
INTRODUCCIÓN
El año 1976 marca un antes y un después en la historia de la dictadura uruguaya. A principios de ese año, los militares parecían haber alcanzado un control total de la situación: la actividad gremial y política eran prácticamente inexistentes; casi todos aquellos que eran vistos como enemigos estaban presos, muertos o exiliados; el MLN había sidodesactivado como fuerza guerrillera y el aparato armado del Partido Comunista había sido destruido; los asesinatos de Michelini y Gutiérrez Ruiz habían clausurado del modo más dramático posible toda salida negociada a corto plazo; tres nuevos Actos Institucionales habían confirmado la suspensión de las elecciones de 1976 y las proscripciones políticas.
Pero ese mismo año ocurrieron cosas que, demanera aun embrionaria, pusieron en marcha la transición. En junio, el empecinamiento de Bordaberry en instalar un estado corporativo forzó a los militares a pronunciarse en favor del retorno a alguna forma de democracia. Ese mismo mes, Wilson Ferreira hizo un discurso ante el Congreso de Estados Unidos que conduciría al cese de toda ayuda militar a la dictadura uruguaya. La imagen internacionaldel régimen se estaba resquebrajando. A fines de ese año, el candidato demócrata James Carter ganaría las elecciones en Estados Unidos. La política de derechos humanos iniciada por el nuevo presidente generaría un clima muy hostil para las dictaduras latinoamericanas.
Los militares uruguayos aspiraban a mantenerse en el poder pero también querían (y necesitaban) legitimarse. Entonces intentaronuna fórmula que había funcionado en Chile: en 1980 elaboraron un proyecto de reforma constitucional que aseguraba una transición muy lenta hacia una democracia tutelada. En noviembre se convocó a la ciudadanía para pronunciarse a favor o en contra del proyecto. La campaña no fue equitativa pero los votos se contaron limpiamente. Y arrojaron una clara victoria de quienes rechazaban la propuestamilitar.
El proceso de salida todavía demoró años, entorpecido entre otras cosas por las aspiraciones presidenciales del general Gregorio Álvarez. En 1982 se realizaron elecciones para elegir autoridades de los partidos tradicionales. En ellas triunfaron las corrientes más opuestas a la dictadura. En 1983, un gigantesco acto realizado al pie del Obelisco reafirmó la voluntad democrática de losuruguayos. En 1984, un acuerdo entre los militares, el Partido Colorado y el Frente Amplio condujo a las elecciones del 25 de noviembre. Fueron unas elecciones muy imperfectas (Wilson Ferreira estaba preso y Líber Seregni proscripto), pero le dieron al país su primer presidente constitucional en más de una década. Cuando Julio María Sanguinetti recibió la banda presidencial en marzo de 1985, ladictadura había terminado. 

[...] Los militares uruguayos aspiraban a mantenerse en el poder pero también querían (y necesitaban) legitimarse. Entonces intentaron una fórmula que había funcionado en Chile: en 1980 elaboraron un proyecto de reforma constitucional que aseguraba una transición muy lenta hacia una democracia tutelada. En noviembre se convocó a la ciudadanía para pronunciarse a favor o encontra del proyecto. La campaña no fue equitativa pero los votos se contaron limpiamente. Y arrojaron una clara victoria de quienes rechazaban la propuesta militar.

Un régimen en busca de legitimidad
EL 12 DE JUNIO DE 1976 se produjo la renuncia de Juan María Bordaberry como presidente de facto del Uruguay. Para muchos analistas, ese hecho marca el fin de lo que puede considerarse la primeraetapa de la dictadura. Con su insistencia en querer instalar un estado corporativo (inspirado en el franquismo español y el fascismo italiano), Bordaberry obligó a los militares a hacer explícitos sus planes de mediano plazo. Y la respuesta mostró que, aun siendo golpistas, no estaban dispuestos a chocar tan frontalmente con la tradición política uruguaya: los partidos políticos debían existir...
tracking img