El liberalismo hispano americano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 5 (1165 palabras )
  • Descarga(s) : 10
  • Publicado : 23 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL LIBERALISMO HISPANOAMERICANO EN EL SIGLO XIX.-
Por: Mario A. Pozas*
PLANTEAMIENTO DEL TEMA
Después de una larga disputa sobre la historia e identidad del pensamiento filosófico
hispanoamericano, es necesario reconocer, en primer lugar, que éste ha surgido dentro de los confines y en el contexto una cultura específica, es decir, la europea occidental, expresada particularmente por España yPortugal. En segundo lugar, este pensamiento ha sido la manifestación de una sociedad elitista, fuertemente estratificada, donde han sido los intelectuales y políticos quienes han recibido las influencias de las distintas corrientes y han formulado su propia lectura, a partir de su específica realidad americana (Bethel, 1).
Como lo expresa Leopoldo Zea: “el latinoamericano se ha servido de ideasque le eran relativamente ajenas para enfrentarse a su realidad: la ilustración, el eclecticismo, el liberalismo, el positivismo y, en los últimos años, el marxismo, el historicismo y el existencialismo. En cada uno de estos casos, ... ha estado en la mente del latinoamericano la idea central de hacer de su América un mundo a la altura del llamado mundo occidental” (El PensamientoLatinoamericano).
En este sentido, el liberalismo se configuró en la región, como una corriente aglutinadora que sentó las bases e inspiró, en un primer momento, a los movimientos independentistas y, posteriormente, a los programas y teorías que sirvieron para la instauración y consolidación de los gobiernos, así como para la reorganización social, necesaria con posterioridad al desquebrajamiento del ordencolonial (Bethel, 2).
Sin embargo, como se verá más adelante, si bien la independencia fue una gesta con
aspiraciones libertarias, no por ello dejó de ser un movimiento oficialista y superficial, alejado de los verdaderos intereses de las mayorías, ni logró superar esa dramática realidad de una dependencia más profunda y significativa en que se encontraban los pueblos americanos, es decir, ladependencia mental.
Esta dependencia de carácter cultural, internalizada en el ser americano, impidió que el afán por hacer de estos países, naciones organizadas, democrática y liberalmente, se concretara. La adopción de técnicas modernas de convivencia, implicaba la renuncia a un pasado – reflejado en el catolicismo y la escolástica – el cual seguía tan vivo y presente como antes de la Independencia,por lo que se conservaron las formas despóticas de poder, una sociedad estamental y la pervivencia de grupos privilegiados.

Lo anterior, aunado a la ligazón con Europa y los intereses económicos del naciente sistema capitalista internacional, condicionaron el desarrollo de los países latinoamericanos en los cincuenta años posteriores a la Independencia, configurándolos como meras economíasagroexportadoras, proveedoras de materias primas para la creciente actividad industrial del Viejo Continente (Bethel 1).
Por ello es que este sistema, reflejado en el liberalismo, entró nuevamente en crisis, pues “la violencia era la forma de sucesión de los gobernantes en Hispanoamérica. A éstos no preocupa ya otra cosa que mantenerse en el poder, por el poder. A nadie parecía importarle ya el futurode las sociedades hispanoamericanas, lo único que parecía importar era la forma de ocupar el lugar de mando, dejado por el anterior gobernante” (Zea, 68).
En todo caso, el liberalismo catapultó a las sociedades latinoamericanas de las postrimerías del siglo XIX al sistema económico mundial, basados en el principio de la libre empresa individual, mediante la instauración de un sistema deinstituciones republicanas, constitucionales y representativas, con regímenes de derecho, que superaron el oscurantismo de la sociedad colonial y dan paso a modernos criterios seculares en la educación y la organización civil, así como al surgimiento de los modernos centros urbanos y cosmopolitas.
Desde esta perspectiva, el liberalismo se convierte en un mito unificador contra el orden colonial y...
tracking img