El libro de los abrazos de galeano

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 129 (32139 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 24 de marzo de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
eduardo galeano
EL LIBRO DE LOS ABRAZOS

Ediciones P/L@

Eduardo Galeano nació en 1940, en Montevideo. Allí fue jefe de redacción del semanario Marcha y director del diario Epoca. En 1973, en Buenos Aires, fundó la revista Crisis. Estuvo exiliado en Argentina y España. A principios de 1985, regresó al Uruguay. Ha escrito varios libros, entre ellos Las venas abiertas de América Latina(1971), Vagamundo (1973), La canción de nosotros (1975), Días y noches de amor y de guerra (1978) y los tres tomos de Memoria del fuego: Los nacimientos (1982), Las caras y las máscaras (1984) y El siglo del viento (1986). Una antología de trabajos periodísticos, Nosotros decimos no, apareció en 1989. En dos ocasiones, en 1975 y 1978, Galeano obtuvo el premio Casa de las Américas. En 1989, recibió enlos Estados Unidos el American Book Award por Memoria del fuego. Sus obras han sido traducidas a más de veinte lenguas.

Siglo XXI Editores - Edit. Catálogos, Bs. As.
Primera edición, diciembre de 1989.
Reedición y diseño (sin los dibujos del original): P/L@ - 2000 (Un agradecimiento especial a Daniel Staricco) Para leer por e@mail http://es.egroups.com/group/paraleer e@mail:paraleer@egroups.com

© Eduardo Galeano

eduardo galeano
EL LIBRO DE LOS ABRAZOS

Este libro está dedicado a Claribel y Bud, a Pilar y Antonio, a Martha y Eriquinho.

RECORDAR: Del latín re-cordis, volver a pasar por el corazón.

4

El libro de los abrazos

El mundo Un hombre del pueblo de Neguá, en la costa de Colombia, pudo subir al alto cielo. A la vuelta contó. Dijo que había contemplado desdearriba, la vida humana. Y dijo que somos un mar de fueguitos. -El mundo es eso -reveló- un montón de gente, un mar de fueguitos. Cada persona brilla con luz propia entre todas las demás. No hay dos fuegos iguales. Hay fuegos grandes y fuegos chicos y fuegos de todos los colores. Hay gente de fuego sereno, que ni se entera del viento, y gente de fuego loco que llena el aire de chispas. Algunosfuegos, fuegos bobos, no alumbran ni queman; pero otros arden la vida con tanta pasión que no se puede mirarlos sin parpadear, y quien se acerca se enciende.

5

Eduardo Galeano

El origen del mundo Hacía pocos años que había terminado la guerra de España y la cruz y la espada reinaban sobre las ruinas de la República. Uno de los vencidos, un obrero anarquista, recién salido de la cárcel,buscaba trabajo. En vano revolvía cielo y tierra. No había trabajo para un rojo. Todos le ponían mala cara, se encogían de hombros o le daban la espalda. Con nadie se entendía, nadie lo escuchaba. El vino era el único amigo que le quedaba. Por las noches, ante los platos vacíos, soportaba sin decir nada los reproches de su esposa beata, mujer de misa diaria, mientras el hijo un niño pequeño, lerecitaba el catecismo. Mucho tiempo después, Josep Verdura, el hijo de aquel obrero maldito, me lo contó en Barcelona, cuando yo llegué al exilio. Me lo contó: Él era un niño desesperado que quería salvar a su padre de la condenación eterna y el muy ateo, el muy tozudo, no entendía razones. - Pero papá - le dijo Josep llorando - si Dios no existe, ¿Quién hizo el mundo? - Tonto - dijo el obrero,cabizbajo, casi en secreto -. Tonto. Al mundo lo hicimos nosotros, los albañiles.

6

El libro de los abrazos

La función del arte /1  Diego no conocía la mar. El padre, Santiago Kovadloff, lo llevó a descubrirla.  Viajaron al sur.  Ella, la mar, estaba mas allá de los altos médanos, esperando. Cuando el niño y su padre alcanzaron por fin aquellas dunas de arena, después de mucho caminar, la marestallo ante sus ojos. Y fue tanta la inmensidad de la mar, y tanto su fulgor que el niño quedo mudo de hermosura.  Y cuando por fin consiguió hablar, temblando, tartamudeando, pidió a su padre; - ¡Ayúdame a mirar!

7

Eduardo Galeano

La uva y el vino Un hombre de las viñas habló, en agonía, al oído de Marcela. Antes de morir, le reveló su secreto: - La uva – le susurró – está hecha de...
tracking img