El libro de pablo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 208 (51879 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 30 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL MENSAJE DE PABLO
RESUMEN DEL LIBRO: “Pablo y su mensaje” de Santos Benetti. 1994. P. Donato Vargas, 2008

San Pablo es el más grande evangelizador de todos los tiempos.
Es el Apóstol que abrió las puertas de la Iglesia al mundo pagano.
El primero que hizo una síntesis
entre el mensaje bíblico y las nuevas culturas.
El profeta de un mensaje de liberación interior
de vida nueva yde reconciliación universal.
El testigo que sufrió incomprensión,
cárcel, tormentos, persecución y muerte por ser fiel a sus ideales.
Por todo eso la vida y el mensaje de Pablo
siguen vigentes cuando finalizamos el siglo veinte
y cuando la Iglesia enfrenta una nueva cultura
y una nueva visión del mundo y, por tanto, una nueva evangelización.
Y más en América Latina
donde aún no seha hecho una síntesis de la fe cristiana
con la cultura indígena y con la religiosidad popular.
Esta es la propuesta de Pablo y su Mensaje:
Vivir y evangelizar con la fuerza del Espíritu.
¿Cómo vivir y evangelizar hoy?
El Espíritu que guió a Pablo es la respuesta.



ÍNDICE
I. ROMA: EL PRISIONERO
II. TARSO
III. DAMASCO
IV. ANTIOQUIA
V. PRIMER VIAJE
VI. ELCONCILIO DE JERUSALEN
VII. SEGUNDO VIAJE: GALACIA
VIII. MACEDONIA
IX. ATENAS
X. CORINTO
XI. PRIMERA CARTA A LOS TESALONICENSES
XII. SEGUNDA CARTA A LOS TESALONICENSES
XIII. INCIDENTE DE ANTIOQUIA
XIV. TERCER VIAJE: EFESO CARTA A LOS GÁLAT AS
XV. CONFLICTO EN CORINTO: CARTAS
XVI. CORINTO: CARTA A LOS ROMANOS
XVII. HACIA JERUSALEN
XVIII. JERUSALEN Y CESAREAPRISIONERO
XIX. HACIA ROMA
XX. ROMA CARTAS DE LA CAUTIVIDAD: A LOS COLOSENSES Y FILIPENSES
XXI. HACIA EL FINAL CART AS PASTORALES
EPILOGO

I. ROMA: EL PRISIONERO
Me llamo Pablo; alias Saulo. Me acerco ya a los 60 años. Soy ciudadano romano y hebreo. Profesi6n, tejedor. Hace más de treinta años que juré erradicar de la tierra a los seguidores de Jesús y fui testigo de la ejecución deEsteban. Ahora estoy en la cárcel, en la más temible de las cárceles del mundo, aquí en Roma. Pero no por haber matado a los cristianos, ni por atentar contra su libertad de culto. ¡No! El emperador Nerón me mandó encerrar, por ser uno de los principales jefes del movimiento cristiano y presiento que “estoy a punto de ser derramado en libación y que el momento de mi partida es inminente. Hecompetido en la noble competición; he llegado a la meta en la carrera, he conservado la FE" (2Tm. 4,6-7).

Hace tres años que se ha desatado una cruenta persecución contra todos los cristianos, acusados aquí en la capital, de haber incendiado Roma, aunque en el pueblo se murmura que la catástrofe que acabó con diez de los catorce barrios de la ciudad se debió a la diabólica inspiración de Nerón. Locierto es que nuestras buenas relaciones con el Imperio, han finiquitado dramáticamente y son horrorosas las cosas que sucedieron. Ya ha sucumbido Pedro, el viejo Cefas, crucificado como el Maestro sobre una de las colinas de la ciudad.

Entre tanto yo sigo consumiendo mis días en este lugar denigrante, casi solo, porque me han abandonado cobardemente algunos hermanos en la fe que meacompañaban. Sólo cuento con mi querido médico Lucas, quien ha puesto en mis manos los borradores de su nuevo libro, que narra precisamente mis andanzas por el Asia, Grecia, Palestina y mí primer viaje a Roma.

Por él me he enterado que en Judea, mis hermanos de raza, se han levantado contra el yugo romano y que esta vez las cosas parece que van muy en serio. Luego de diversos desórdenes y motinespopulares, todo el país se ha puesto en armas y han pasado a degüello a la guarnición romana de Jerusalén. Parece que ya se están sublevando otras comarcas vecinas y que la situación se agravó de tal manera, que el gobernador de Egipto, Cestio Gallo, está reuniendo un poderoso ejército para invadir Judea y reconquistar Jerusalén.

¿Estaremos viviendo los últimos tiempos que en medio de tantas...
tracking img