El llano en llamas

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (372 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 24 de noviembre de 2009
Leer documento completo
Vista previa del texto
El llano en llamas de Juan Rulfo.

Por César Mauricio Téllez Canales

El estilo de Rulfo es el más vivencial y sensible que conozco, que he leído. Las descripciones minuciosas de losestímulos del narrador hacen que me funda en las letras que se trasforman en sonidos, lluvia, calor, viento, México, hambre, angustia, placer y muerte.
“Mataron a la perra, pero quedaron los perritos”.Sentencia, que a mi parecer y a mi percepción, dibuja una sonrisa en el Pichón cuando este conoce a su hijo y agacha la cabeza. Parece que Rulfo nos cuestiona sobre la bondad y la maldad.
Matar,violar, robar, quemar, perjudicar…Acciones de los Zamoranos, valientes revolucionarios (sic) combatientes del gobierno. Nadie los quería y los amenazaban: “No los queremos ver; pero si los vemos, losmatamos”. Excluidos de la sociedad y balaceados por el gobierno, comienzan a querer enmendarse, pero lo fácil es continuar con lo que les genera placer, la destrucción.
Creo que los Zamorano representancon bastante exactitud, la contradicción que se refiere Freud en el Malestar de la cultura. Insatisfacción y mal-estar es lo que provoca la cultura, pero, asimismo no se puede desprenderse de lamisma, porque ella nos define y si no soy definible, me angustio y desaparezco. La angustia aparece cuando la falta (o deseo) falta (Lacan, 1956).
Según Lacan la cultura está basada en la prohibiciónal incesto, donde la “prohibición” deja entrever un Deseo. Los valores existen para mediar las relaciones entre los individuos que pertenecen a la cultura, es decir, para no comportarnos como“animalitos” sin educación, sin cultura. Entonces lo que se podrá pensar es que los valores nos dificultan la satisfacción del Deseo. Y es necesario, puesto que si llegamos a la satisfacción completa del Deseo,no habría consciencia del mismo. El sujeto no tiene un deseo, sino que el Deseo tiene al sujeto. (Lacan, 1956)
Autodestrucción, lo que el Pichón goza (y no es albur). Su mujer le presenta a su...
tracking img