El loco estero

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 314 (78496 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 21 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Philip K Dick

LA INVASION DIVINA

Título original: The Divine Invasion.
Traducción: Alberto Solé.
Portada: Antoni Garcés.

Escaneado y corrección: Centurion, 13 julio 2002
1ª edición: Abril, 1990.
© 1981 by Philip K. Dick.
Reservados todos los derechos. Ninguna parte de esta publicación
puede ser reproducida, almacenada en sistemas de recuperación de datos
ni transmitida en ningunaforma por ningún método, electrónico,
mecánico, fotocopias, grabación u otro, sin previo permiso
del detentor de los derechos de autor.
© Ultramar Editores S.A., 1989. Mallorca 49. tfno 321 24 00. Barcelona-08029.
ISBN: 84-7386-576-6 Depósito legal: B-2057-90
Fotocomposición: Fénix, Servicios Editoriales / Master-Graf S.A.
Impresión: Cayfosa, Santa Perpetua de Mogoda (Barcelona), 1990.Printed in Spain.

El tiempo que aguardabas ha llegado. La obra ha sido completada; la palabra final ya esta aquí. Ha sido trasplantado y está vivo.
—Voz misteriosa en la noche

1

Había llegado el momento de meter a Manny en una escuela. El gobierno tenía una escuela especial. La ley estipulaba que Manny no podía ir a una escuela normal debido a su estado; eso era algo sobre lo que Elijah Tatenada podía hacer. No podía escapar a las reglas del gobierno porque estaba en la Tierra y la zona de mal lo dominaba todo. Elijah podía sentirla y era muy probable que también el niño pudiera hacerlo.
Elijah comprendía cuál era el significado de la zona pero, naturalmente, el niño no lo entendía. A sus seis años de edad Manny era guapo y fuerte, pero daba la impresión de estar siempre mediodormido, como si (o eso pensaba Elijah) aún no hubiera nacido del todo.
-¿Sabes qué día es hoy? -preguntó Elijah.
El niño sonrió.
-De acuerdo -dijo Elijah-. Bueno, el profesor tiene mucha importancia. ¿Qué es lo que recuerdas, Manny? ¿Te acuerdas de Rybys? -Sacó el holograma de Rybys, la madre del niño, y lo acercó a la luz-. Mira a Rybys -dijo Elijah-. Mírala un momento.
Algún día el niñorecobraría sus recuerdos. Algo, un estímulo desinhibidor dirigido hacia él gracias a sus propios prearreglos, se encargaría de activar la anamnesis, la pérdida de la amnesia, y entonces todos los recuerdos volverían en una oleada: su concepción en CY30-CY30B, el período que había pasado dentro del útero de Rybys mientras ella luchaba con su horrible enfermedad, el viaje a la Tierra, quizás incluso suinterrogatorio... Cuando estaba en el útero de su madre, Manny les había dado consejos a los tres: a Herb Asher, a Elijah Tate y a la misma Rybys. Pero después ocurrió el accidente, si es que realmente fue algo accidental. Y el accidente causó ciertos daños.
Y aquellos daños causaron el olvido.
Viajaron hasta la escuela en el monorraíl. Una vez allí, fueron recibidos por un hombrecillo de aspectonervioso, el señor Plaudet; parecía muy entusiasmado y quiso darle la mano a Manny. A Elijah Tate le resultó obvio que estaba en presencia del gobierno. Primero te dan la mano, pensó, y luego te matan.
-Bueno, aquí tenemos a Emmanuel -dijo Plaudet,
con una radiante sonrisa.
En el patio de la escuela había unos cuantos niños jugando. El pequeño se pegó tímidamente a Elijah Tate, dejando muy claroque tenía ganas de jugar pero que le daba miedo hacerlo.
-Qué nombre tan bonito -dijo Plaudet-. ¿Sabes decir tu nombre, Emmanuel? -le preguntó al niño, agachándose-. ¿Puedes decir «Emmanuel»?
-Dios con nosotros -dijo el niño.
-¿Cómo has dicho? -preguntó Plaudet.
-Es lo que significa «Emmanuel» -explicó Elijah Tate-. Por eso lo escogió su madre. Murió en un accidente aéreo antes de que Mannynaciera.
-Estuve dentro de un útero sintético -dijo Manny.
-¿Y el trastorno se originó debido a ...? -empezó a preguntar Plaudet, pero Elijah Tate le hizo una seña para que callara.
Plaudet, algo ruborizado, consultó la tablilla con hojas mecanografiadas que llevaba en la mano.
-Veamos... Usted no es su padre. Es su tío, ¿no?
-Su padre está en suspensión criónica.
-¿El mismo accidente...
tracking img