El loco hugo

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (504 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 22 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Madrid -- Parece que a Hugo Chávez esta vez lo van a poner de patitas en la calle. Magnífica la labor de la Coordinadora Democrática. Los demócratas de la oposición necesitaban 2,400,000 firmas parasolicitar un referéndum con el cual revocar su mandato y alcanzaron 3,600,000. Con Chávez, presumiblemente, cuando consulten al pueblo soberano, también saldrán del gobierno 27 legisladoresoficialistas de un total de 33 que se mantenían junto al teniente coronel.
Ese es un golpe demoledor que deslegitima totalmente al gobierno del teniente coronel y su caótica ''revolución bolivariana''. Y laprueba de este impacto tremendo en las filas del poder fue la reacción ensayada por el propio presidente, el vicepresidente José Vicente Rangel y el ministro Diosdado Cabello, plana mayor del aparato,quienes, al minuto en que terminó el plazo para la recolección de firmas, se apresuraron a asegurar que había sido un fracaso pues apenas alcanzaron dos millones de rúbricas. A las pocas horas, cuandoadvirtieron que era imposible sostener esa tontería ante la atenta mirada de los observadores internacionales, se sacaron de la manga un supuesto ''megafraude'', versión que ni siquiera Granma, elórgano oficial del Partido Comunista de Cuba, se ha atrevido a defender.
¿Por qué la falta de entusiasmo del gobierno cubano con Chávez tras el ''reafirmazo'' revocatorio? Según los no tan secretosanálisis de los servicios de inteligencia de Castro, incluida la opinión del propio embajador en Caracas, si no mienten los más recientes desertores --uno de ellos, el periodista Uberto Mario Hernández serefiere a la fauna chavista como una colección de drogadictos y cretinos--, el presidente venezolano es un loquito locuaz y pintoresco rodeado de personas excepcionalmente incompetentes. Gente con laque se puede montar un garito, una casa de lenocinio o un campeonato de dominó, pero no una revolución drástica y rigurosa, como Lenin manda, con sus paredones, sus calabozos y sus obligados...
tracking img