El maestro y la literatura

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1401 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 5 de julio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
Abstract

La literatura hoy, especialmente en la escuela, está pasando por un momento difícil. Se ha producido un “divorcio” entre ella y la vida de los alumnos.
Como futuro educador me interesa reflexionar un poco sobre el tema y centrar la problemática en el mediador por excelencia: el maestro.
Las causas de este divorcio pueden ser muchas, pero la más importante es que se ha olvidado laesencia de la literatura y se la ha abordado desde una mirada fragmentada, utilitarista, instrumental.
La llave de bóveda se encuentra escondida dentro de la literatura misma. Regresemos, pues, a la fuente y bebamos de ella. Hagamos camino al andar y caminemos junto a nuestros alumnos.

Hablemos deLiteratura



Muchas investigaciones se han realizado en torno a la literatura. Esto se debe a que ocupa un lugar central en la vida de las personas. Pero es cierto que hay una gran desorientación en cuanto a cómo debe ser tratada en las escuelas y, en especial, por parte de los docentes.
Para llevar adelante el desarrollo del tema me valdré del problema que plantea Yolanda Reyes en“El lugar de la literatura en la educación” : El divorcio entre la literatura y la vida de los niños. Ella lo expresa así:

“…de un lado están los diarios íntimos, las esquelas y las credenciales con mensajes de amistad o de amor que intercambien los muchachos, las letras de las canciones de moda, los papelitos que circulan por correo clandestino durante las clases... Del otro lado, indiferente,sigue fluyendo el lenguaje oficial: el resumen del libro, la composición insulsa sobre las vacaciones, los análisis literarios y hasta los cuentos escritos por encargo del profesor…”

A este problema lo abordaré desde tres ámbitos diferentes: el niño y su experiencia de lectura, el docente y el encuentro con la literatura en su camino lector y la escuela como comunidad de lectores. Yo centraré elanálisis en una de las tres dimensiones que, a mi entender es la más neurálgica: la del docente como lector, con su posibilidad de “leer y dar de leer”.

¿Qué y cómo enseñar?

Comienzo con estas dos preguntas porque creo que son preguntas cruciales que todo maestro seguramente se ha hecho al momento de abordar la enseñanza de la literatura. Pero, para responder esta pregunta habría que ir unpoco más profundo, hacernos una pregunta previa, comenzar a desentrañar el nudo de la cuestión y con Pedro Cerrillo Torremocha preguntarnos ¿Qué postura tiene el docente frente a la enseñanza de la literatura? De acuerdo a eso se podrán responder las otras preguntas.
Es posible que un maestro entienda la enseñanza de la literatura como una “oportunidad de aprender un sinnúmero de datos, fechas,listas de obras y de autores” y de este modo la selección de lecturas literarias y el modo de trabajarlas estará condicionada por el logro de objetivos académicos, para responder a la necesidad de los docentes (y la escuela) de velar por los conocimientos de sus alumnos.
Si la enseñanza de la literatura se entiende de este modo, el tipo de lectura que se enseñará es una lectura claramenteinstrumental, donde los alumnos: “deben enfrentarse a unos textos en los que se ejemplifican nociones y conceptos morfológicos, sintácticos y léxicos, o valores programados en el período educativo que corresponda, siempre en detrimento de los valores literarios de esos textos.”
Este tipo de lectura fragmentada, analítica, dirigida en la interpretación del texto, cuando es la única que existe, esdecir cuando el alumno no realiza una lectura libre, personal, “no obligatoria”, en su casa, una lectura que le haga vibrar, llevará, tarde o temprano a que el alumno se enemiste con la literatura y no le encuentre ninguna atracción.
A esto hay que sumarle la cultura utilitarista y consumista en la que vivimos. Si el maestro comprende de este modo la literatura, hará que los alumnos piensen que...
tracking img