El mal propio

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 83 (20570 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 8 de mayo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
MICHEL SERRES

De la Academia francesa

El Mal propio

¿Polucionar para apropiarse?

París: Le Pommier, 2008

Traducido por Luis Alfonso Paláu C. Medellín, diciembre de 2008

Para Marie & Jérémie
Rus et Urbs

ORINA, ESTIERCOL, SANGRE, ESPERMA
Los fundamentos vividos del derecho de propiedad

El tigre orina en los límitesde su nicho. El león y el perro también. Como mamíferos carniceros, muchos animales, nuestros primos, marcan su territorio con su orina, fuerte, hedionda; y con sus ladridos o sus cantos, suaves, como pinzones o ruiseñores.
Marcar: este verbo tiene por origen la marca del paso, dejada en la tierra por el pie. Se dice que las putas de Alejandría, antaño, tenían la costumbre de tallar ennegativo sus iniciales bajo la suela de sus sandalias para que, leyéndolas, impresas en la arena de la playa, el cliente eventual reconociera a la persona deseada, al mismo tiempo que la dirección de su lecho. Los presidentes de las grandes marcas reproducidas por los publicistas en los carteles de las ciudades, se alegrarán sin duda, juntos, de aprender que descienden en línea recta, como buenoshijos, de esas putas.
O de aquellas bestezuelas que marcan con sus deyecciones las fronteras de su área. Así mismo, algunos vegetales difunden en sus alrededores chorritos invisibles de ácido… Nada crece a la sombra helada de los abetos.

Lo limpio y lo sucio; usos animales, usos humanos
¿Cómo habitan los vivientes un lugar? ¿Cómo lo establecen, cómo lo reconocen? Los leones por elolfato, los volátiles por la vista… Por la vista, los carteleros y las prostitutas… Tenemos pues tres sentido despiertos. ¿Cómo crean los animales un vínculo —tan poderoso para ellos como el derecho para los hombres— por el cual se apropian su alojamiento, lo habitan y lo viven?
Ciencia de las conductas animales, la etología describe con lujo de detalles esos nidos, madriguera, porquera,abrigo, nichos ecológicos… en suma, esos hábitats; y cómo las basuras de los machos los definen y los defienden. Lugares a menudo secretos, ocultos, sombríos, enterrados, perdidos… donde comen, duermen, hibernan, copulan, dan a luz, nacen; en suma: sobreviven esos vivientes; ¿son propietarios o locatarios de esos lugares? ¿Podemos responder a esta pregunta, un tanto claramente antropomórfica?Se da vuelta sin dificultad.
En El Parásito describí, en efecto, los usos de esos mamíferos antes, y con el fin de compararlos con las maneras hominianas de apropiarse. El que acaba de escupir en la sopa se la guarda para él; ya nadie tocará la ensalada o un queso que haya sido polucionado así. Para conservar algo como propio, el cuerpo sabe dejar en él alguna marca personal: sudor bajo elvestido, saliva en el alimento, o pie en el plato, desecho en el espacio, olorcillo, perfume o deyección, todas cosas bastante duras… pero también mi nombre, impreso en negro, con tinta, sobre la pasta de ese libro, cuya firma (inocente y suave) parece que no tuviera ninguna relación con estos hábitos; y sin embargo… Por esto el teorema que se podría llamar de derecho natural —entiendo aquí por“natural” una conducta general entre las especies vivientes—: lo propio se adquiere y se conserva por lo sucio. Mejor aún: lo propio es lo ensuciado.
La escupa ensucia la sopa, el logo el objeto, la firma la página: propiedad [propriété], limpieza [propreté], se trata del mismo combate pronunciado por la misma palabra, del mismo origen y del mismo sentido. La propiedad se marca, como elpaso deja su huella. A la inversa, note —¡pues claro!— que un hotel limpia sus habitaciones para ponerlas a disposición de otros. En caso contrario, nadie se detendría en él. Entonces —en la recíproca— limpio equivale a sin propietario aún definido, libre de acceso. En suma: o propio quiere decir apropiado, pero entonces significa sucio; o propio quiere decir verdaderamente neto, y significa...
tracking img