El mensajero de la muerte

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 3 (560 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 27 de noviembre de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
En tiempos antiguos un gigante viajaba cierta ves por un camino cuando de pronto un ser desconocido se presento ante él y le dijo “¡detente no des ni un paso más!”.
”¿Qué?”, grito el gigante.”¿Unacreatura tan pequeña, a la lo cual podría aplastar entre mis dedos pretende bloquear mi camino? ¿Quién eres para osar hablarme de ese modo?”.
“soy la muerte”, dijo el otro. “nadie se me resiste. Tutambién debes obedecer mis designios”.
Pero el gigante se negó a aceptarlo y comenzó a luchar con la muerte. Fue una batalla larga y violenta. Finalmente, el gigante consiguió poder darle un golpemuy fuerte con su puño y la muerte se estrello con una roca. El gigante siguió andando y la muerte siguió allí, conquistada. Estaba tan débil que no podía incorporarse.”¿Qué sucederá ahora?”, sepreguntaba. “Si me quedo acostada aquí al lado del camino nadie morirá. El mundo se llenara de gente y no abra lugar para todos”. Mientras tanto, por el camino se acercaba un joven fuerte y sano.iva cantadoy mirando alegre mente a su alrededor. De pronto vio al ser que yacía al costado del camino y compasivo se acercó. Lo ayudo a levantarse, dejo caer unas gotas de un liquido fortalecedor sobre él yespero hasta que recuperara sus fuerzas.”¿Sabes quién soy?”, le pregunto el ser mientras se incorporaba. “¿sabes a quien has ayudado a recobrarse?””No”, dijo el joven.”¿Quién eres?”
”Soy la Muerte”,contesto. “Nadie escapa de mis manos. Y no puedo hacer una excepción contigo. Pero para que veas que soy agradecido, te prometo que no Caire sobre ti de manera sorpresiva cundo se acerque tu ora, teenviare mensajeros antes de presentarme”.

“bien”, dijo el joven.”Será bueno saber de antemano cuando vendrás a buscarme”. Y siguió su camino con el corazón contento.
Vivía siempre alegre y sinpreocupaciones. Pero la juventud y la salud no duran para siempre pronto llego la enfermedad, y la penuria lo atormentaba cada día y le impedía dormir de noche. Pensó:”la muerte no es. No ha llegado...
tracking img