El miedo. el gran hermano de la globalización

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 19 (4578 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 23 de enero de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Universidad Simón Bolívar

Decanato de Estudios de Postgrado

Especialización en Gestión Sociocultural

Materia: Estudios sobre la globalización y los nuevos malestares culturales: subjetividad, acción colectiva y movimientos sociales globales

Prof. María Teresa Urreiztieta

El miedo. El “Gran Hermano” de la globalización

Melanie Monteverde Penso

Carnet Nº 0987232

Caracas, 09de diciembre de 2009

Introducción.

El presente trabajo pretende ser una reflexión sobre lo que parece ser el mayor malestar cultural de la globalización, esto es el miedo. El miedo, al igual que el “Gran Hermano” (George Orwell, 1994) es omnipresente, vigila todos nuestros pasos, se inmiscuye en nuestras relaciones sociales, de familia, de trabajo, en fin, en nuestro diario quehacer,condicionando nuestros comportamientos y adecuándolos a este nuevo vivir, guiando nuestros pasos plenos de desesperanza e incertidumbre por la senda de la globalización.

En el desarrollo de nuestro trabajo transitaremos por algunos de los diversos malestares culturales que aquejan a la sociedad global en los que se ha identificado como un hilo conductor el miedo. No sin antes hacer un breve análisisacerca de los antecedentes de la globalización.

En efecto, vivimos sumergidos en el miedo, miedo a perder nuestros trabajos; miedo a perder nuestras vidas; miedo a la escasez: de alimentos, de agua, de electricidad; miedo a perder nuestros ahorros; miedo a una guerra nuclear; miedo al calentamiento global; miedo al terrorismo; miedo a la exclusión; miedo a las crisis; miedo a establecerrelaciones duraderas; miedo al otro; miedo al futuro; miedo a las nuevas tecnologías; en fin, todo está permeado por el miedo. Sólo basta revisar la prensa diaria o ver los noticieros televisivos para percatarnos de que vivimos en una sociedad abatida por el miedo. Nos encontramos ante un “mundo desbocado”, de acuerdo a la terminología de Giddens (Anthony, Giddens, La reconstrucción de la sociedad en unmundo en proceso de cambio. En Observatorio de análisis de tendencias. p.70)

I.- ¿Cómo llegamos a esto?

Antes de comenzar, es menester conocer los antecedentes de la globalización, de manera de entender de dónde venimos, cómo llegamos aquí y por qué nos encontramos tan desorientados. Pareciera que todas aquellas novelas futuristas, de repente, y sin previo aviso, se nos hubieran hechorealidad: Un mundo feliz, de Aldous Huxley; 1994, de Orwell (ob.cit.); o aquella espeluznante película de los 70’s: Cuando el destino nos alcance, por mencionar las más antiguas. Pues sí, pareciera que el destino nos ha alcanzado, y no estábamos preparados.

La Modernidad nos inculcó los valores de Estado, Sociedad, Individuo, que se constituyeron en nuestros valores tradicionales, a la vez que nosvendió una idea de progreso que nos llevaría a conseguir la felicidad. Se habían superado las preocupaciones en torno a las conquistas sociales, acerca de la explotación del hombre por el hombre, las luchas de clases, y muchas más. Ahora libradas esas batallas, el futuro, de la mano de las nuevas tecnologías, sólo nos depararía felicidad, igualdad social, beneficios sociales justos, libertad, todolo cual mejoraría nuestros niveles de vida. Durante la última década del siglo XX y a comienzos del presente, se manejó un discurso excesivamente optimista sobre las bondades de la globalización, de forma tal que la culminación de la Modernidad, no nos depararía tiempos de incertidumbre, sino al contrario, tiempos de bonanzas, de progreso, Fernando Vallespín lo resume en estos términos: “Elfinal de la modernidad no sería así el “fin de la historia”, sino un momento nuevo, una verdadera bisagra temporal que anunciaría la aparición de una nueva época. Si la Primera Modernidad culminó en el Estado nacional, la Segunda lo haría en la sociedad mundial, la ciudadanía planetaria y la democracia cosmopolita.” (F. Vallespín, El final de una ilusión, 2008, El País, España). Por tanto, el futuro...
tracking img