El mio cid

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 6 (1305 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 31 de marzo de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
EL CANTAR DEL MIO CID

ENSAYO

CANTAR DE MIO CID

El cantar del MIO CID está enmarcado por tres episodios principales que resaltan la importancia de la obra en primer lugar tenemos el cantar del destierro Cantar del destierro. Acusado el Cid. De haberse quedado con parte de las parias o tributos que los reyezuelos moros de Andalucía pagaban a Alfonso VI, éste lo destierra, dándolenueve días de plazo para salir del reino. Los relatos del cantar en este episodio evidencia de manera magistral el profundo dolor del héroe al abandonar su hogar y sus tierras de Vivar. De sus ojos tan fuerte mente llorando, tornaba la cabeza y estébalos. Vio puertas abiertas y puertas sin candados, perchas vacías sin pieles y sin mantos y sin halcones y sin azores mudados. (Versos 1-5). Nuevosrigores le aguardan en Burgos, camino del destierro. Los burgaleses no pueden darle albergue en su ciudad porque han recibido órdenes severísimas del rey. Sólo Martín Antolínez se arriesga a proveerle de lo más necesario. Tal es el desamparo del héroe que ha de valerse de un engaño para procurarse el dinero que le hace falta. Manda llenar de arena dos arcas y cubrirlas de lujosas pieles y clavosdorados. Martín Antolínez es el encargado de convencer a los judíos Raquel y Vidas para que concedan un préstamo al C. con la garantía del gran tesoro, que según les explica, contienen las arcas, y haciéndoles prometer que no las abrirán hasta pasado un año. Conseguido el préstamo de 600 marcos, cabalga hacia S. Pedro de Cardeña para despedirse de su mujer, Da Jimena, y de sus hijas, niñastodavía. El doloroso desgarre interior de esta despedida lo expresa el juglar por medio de una de sus imágenes poéticas mejor conseguidas: «Así se parten los unos de los otros, como la uña de la carne» (375).
 El tiempo apremia, los nueve días de plazo están tocando a su fin y al Campeador le queda poco tiempo para cruzar la frontera de Castilla. Esta urgencia es uno de los elementos poéticos que másdestaca a lo largo de toda esta primera parte. Ya en tierra de moros, comienzan las conquistas. Primero Castejón, luego Alcocer, donde es a su vez sitiado por los moros de Valencia. Éstos le cortan el agua y pronto comienza también a escasear el alimento entre los sitiados. Los de Mío Cid se impacientan por salir a batalla. Pero «el que en buen hora nació, firme se lo vedaba» (663). Al cabo de tressemanas reúne el C. a sus caballeros y les pide parecer. Le responde Minaya Alvar Fáñez, su lugarteniente, «un caballero de prestar»: «De Castilla la gentil salidos somos acá, / si con moros non lidiáramos, no nos darán del pan» (672-673). Se aprueba el sentir de Minaya. Al juglar no sólo le interesa desplegar ante sus oyentes el arrojo y la valentía del héroe, sino, además, mostrar su serenidad deánimo ante el peligro, el dominio de sí mismo. En efecto, tal serenidad y dominio adquieren un realce poético especial al contrastar precisamente con la impaciencia belicosa de los demás castellanos. Después de derrotar a los sitiadores, envía a Minaya con el primer presente para el rey Alfonso: 30 caballos enjaezados. El rey los acepta, pero no accede a la petición de gracia que Minaya le hace:«Mucho es temprano, responde el rey, de un desterrado, para acogerlo al cabo de unas semanas» (881-883). Entre tanto, el Cid. continúa sus victoriosas campañas hasta conseguir que Zaragoza le pague tributo. Lucha también con el conde de Barcelona, a quien generosamente pone en libertad al cabo de tres días. En segundo cantar se trata del cantar de las bodas: Tres hechos fundamentales se narran enesta segunda parte: la conquista de Valencia, la reconciliación con el rey Alfonso y las bodas de sus hijas con los infantes de Carrión. En la conquista de Valencia adquiere especial relieve la manera en que el juglar nos pinta, con profundo sentimiento de humanidad, el dolor de los moros sitiados en la gran ciudad:
De ninguna parte que sea no les venía pan; ni el padre encuentra consejo para...
tracking img