El mio cid

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 2 (466 palabras )
  • Descarga(s) : 0
  • Publicado : 3 de junio de 2011
Leer documento completo
Vista previa del texto
Mio Cid

1

De los sos ojos-tan fuertemiente llorando,

tornava la cabeca¬-i estávalos catando.

Vio puertas abiertas-e ucos sin cañados,

alcándarasvázias- sin pielles e sin mantos

e sin felcones-e sin adtores mudados.

sospiro mio Cid,-ca mucho avié grandes cuidados.

Fablo mio Cid-bien e tan mesurado:

"¡Grado a ti, señor, padre, -queestás en alto!

"Esto me an buolto-mios enemigos malos."

2

Agüeros en el camino de Burgos.

Allí pienssan de aguijar.-allí sueltan los riendas.

A la exida deBivar-ovieron la corneja diestra,

e entrando a Burgos-oviéronla siniestra.

Meció mio Cid los ombros-y engrameó la tiesta:

"¡albricia, Alvar Fáñez,-ca echados somos de tierra!

"mas agrand ondra-tornaremos a Castilla."

3

El Cid entra en Burgos.

Mio Cid Roy Díaz-por Burgos entróve,

en sue compaña-sessaenta pendones;

exien lo veer-mugieres evarones,

burgeses e burgesas,-por las finiestras sone,

plorando de los ojos,-tanto avien el dolore.

De las sus bocas-todos dizían una razóne:

"¡Dios qué buen vassallo,-si uviesse buenseñore"

4

Nadie hospeda al Cid.-Solo una niña le dirige la palabra

para mandarle alejarse.-El Cid se ve obligado a acampar

fuera de la población, en laglera.

Conbidar la ien de grado,-mas ninguno non osava:

el rey don alfonsso-tanto avíe le grand saña.

Antes de la noche-en burgos dél entró su carta,

con grand recabdo-e fuertemientreseellada:

que al mio Cid Roy Díaz-que nadi nol diessen posada,

e aquel que gela diesse-sopiesse vera palabra

que perderie los averes-e más los ojos de la cara,

e aun demás-los cuerpos elas almas.

Grande duelo evien-e más los ojos de la cara,

e aun demás- los cuerpos e las almas.

Grande duelo avien-los yentes cristianas;

ascóndense de mio Cid,-ca nol osan dezir...
tracking img