El mito del eterno retorno de mircea eliade

Solo disponible en BuenasTareas
  • Páginas : 16 (3981 palabras )
  • Descarga(s) : 4
  • Publicado : 9 de junio de 2010
Leer documento completo
Vista previa del texto
.: Seda - Revista de Estudios Asiáticos :.

El Mito del Eterno Retorno de Mircea Eliade
Una lectura personal por Miguel Calvo

El hombre moderno se afana por hacerse de un lugar en la historia, por dejar un legado, por poner su granito de arena antes que su menesteroso tiempo se acabe. Su vida es siempre agónica. La realización de sus sueños es únicamente jurisdicción del futuro. El hombresagrado, por el contrario, no espera que el tiempo desarrolle aquello que no estuvo aquí desde siempre. El mundo fue, es y será esencialmente el mismo, y sólo cobra sentido en la medida que nos vuelve a llevar a ese centro sagrado, fundacional, una y otra vez, en eterno retorno.

La obra de Mircea Eliade Haciéndonos eco de las primeras palabras con que Eliade abre su prólogo, deberíamos encuadrartemáticamente su ensayo dentro de una filosofía de la historia. La historia, entendida ésta como sucesión temporal de hechos[i], se impone al hombre, en tanto único ser concientemente sitiado entre un pasado que lo precede y un futuro que lo seguirá. La historia, es siempre la historia de algo o de alguien, llámese un hombre, un pensamiento, una civilización o la misma humanidad. La historia, ensentido absoluto no existe, pues perderíamos así al sujeto que se despliega en el tiempo; sin algo o alguien que acontezca, dejamos de tener historia, y nos fundimos en la atemporalidad del Ser[ii]. Lo histórico cobra razón de ser frente a un sujeto que aparece, se desarrolla, y luego desaparece. Percibir la historia equivale por tanto a profundizar en los límites, y a buscar, lógicamente[iii], unsentido a ese período acotado entre un principio y un fin. Se trata de un planteo en donde se enfrenta lo temporal (y por tanto finito) a aquello que logra superar esta noción fatalmente limitada. Cabría entonces hablar bien de “lo atemporal”, bien de “lo infinito”. El primer término incumbe a las religiones, en tanto estas profesan la creencia en algo trascendente por sobre el cual ó en el cualse desarrolla la historia. Una historia que termina al re-fundirse en esta noción atemporal. Esta acepción de religazón (que toda religión posee en su sentido etimológico) es la que lleva al autor a retomar el mito del eterno retorno (esbozado por Schopenhauer y definido por Nietzsche), a fin de explicar la manera religiosa con que el hombre a sabido dar respuesta al fenómeno histórico. La visiónde una vuelta indefinida sobre un mismo ciclo de acontecimientos, llevaba al homos religius a descreer de cualquier tipo de progreso (en su doble sentido de tiempo transcurrido y mejora) y por tanto a buscar la abolición histórica. El ingreso en el illo tempore, en el tiempo divino fuera del devenir histórico, fue la solución que la religión brindó a este problema. Por otro lado, aquellasfilosofías carentes de metafísica prefirieron el postulado de una postergación infinita del fin de la historia. Se trata aquí de una afirmación de la historia en donde cualquier valoración de lo trascendente cae frente a la idea de un perfeccionamiento continuo. Defensores de tal postura alegaban que tomar por válido el mito del eterno retorno equivalía a negar el libre albedrío y el don de creatividad algénero humano[iv]. Veremos luego como el autor, objeta tales consideraciones, y postula una reivindicación de la postura religiosa que el hombre a sostenido desde tiempos arcaicos.

Arquetipos y repetición Necesitando, la historia, de un sujeto que la viva, el cual es el hombre; y siendo éste siempre un ser sitiado en una encrucijada espacio-temporal, será preciso comenzar la investigación poraquella dimensión que nos resulta más fácilmente asible: el espacio. Eliade plantea la visión espacial del hombre religioso, que resulta heterogénea en tanto distingue entre un espacio sagrado y otro profano. Es a partir de un centro axial, el ombligo del mundo, que se extiende este espacio sagrado, y lo hace a imitación de aquél otro, el mundo celestial, la suma perfección. El axis mundi es el...
tracking img